La flexibilidad es una de las principales características de los 17 pliegos técnicos que componen el nuevo Reglamento de Seguridad de Instalaciones Eléctricas para producción, transporte y prestación de servicios, sistemas de almacenamiento y distribución de energía eléctrica de media y alta tensión, normativa que reemplazó a la anterior norma NSEG 5.

De acuerdo a lo indicado por los especialistas a ELECTRICIDAD, este nuevo diseño está conformado por un cuerpo legal y otro técnico. En el primero de ellos no se deberá cambiar en forma periódica como antes sucedía, lo cual hará más eficientes y rápidas eventuales modificaciones técnicas, mientras que el aspecto técnico tiene 17 pliegos, los cuales aún se encuentra en trámite de aprobación por parte de la Comisión Nacional de Energía (CNE).

Seguridad

Uno de los focos de la normativa es la seguridad de los sistemas de generación, transmisión y distribución en media y alta tensión, según explica Luis Ávila, superintendente de Electricidad y Combustibles, quien resalta los estándares internacionales con que cuenta la nueva reglamentación.

“Contiene una estructura de pliegos técnicos, lo cual permite mayor flexibilidad al momento de futuras actualizaciones; incorpora un pliego exclusivo para la protección de incendios; agrega conceptos tales como las cinco reglas de oro del mantenimiento eléctrico, y establece la obligatoriedad del Sistema de Gestión de Integridad de Instalaciones Eléctricas, basado en la norma ISO 55001, entre otros”, detalla la autoridad.

Un punto relevante es el sistema de gestión de integridad basado en la norma ISO 55001. Patricio Robles, ingeniero civil electricista de PRC Consultoría y Gestión, precisa que la norma establece los aspectos generales de la gestión de activos, “disciplina que busca gestionar todo el ciclo de vida de los activos físicos de una organización con el fin de maximizar su valor, utilizando un enfoque basado en el riesgo”.

“La adecuada aplicación de dicho sistema de gestión permite que los objetivos de un sistema sean alcanzados en forma sostenible en el tiempo. Consistente con lo anterior, dentro de los 17 pliegos técnicos, incluidos en esta nueva norma, cabe señalar que se incorporan pliegos exclusivos respecto a la protección contra incendios. Con respecto al mantenimiento de las instalaciones eléctricas, se incorpora la aplicación de las cinco reglas de oro, las cuales cuando son aplicadas sistemáticamente pueden prevenir riesgos de accidentes”, sostiene el especialista.

A su juicio, estas reglas apuntan a la “identificación y evaluación de riesgos eléctricos, adecuada planificación y ejecución de trabajos, uso de elementos de protección personal, verificación de ausencia de energía eléctrica antes de iniciar trabajos en instalaciones y una apta puesta a tierra para evitar diferencias de potencial riesgosas para las personas”.

[VEA TAMBIÉN: Alistan sistema de lectura remota de protecciones eléctricas]

Luis Ávila complementa que uno de los aspectos principales del nuevo reglamento es que incorpora un pliego técnico “que trata, en exclusivo, el tema de la protección de las redes de alta y media tensión contra incendios, con elementos como muros corta fuegos en subestaciones, sistema de extinción de incendios en salas eléctricas y la obligación de utilizar cables no propagadores de llamas en dichas salas”.
Costos

Este reglamento aplica para todas las instalaciones que se diseñen, construyan y se pongan en servicio con posterioridad a su entrada en vigencia, por lo cual no tiene un carácter retroactivo. Además, durante la discusión de las mesas técnicas, los eventuales aumentos de costos asociados a este nuevo reglamento no fueron un tema significativo ya que en general la mayoría de las empresas estaban ya implementando estándares de seguridad similares a los de esta nueva normativa.

Al respecto Mauricio Caroca, gerente técnico de SDI Ingeniería, explica que aún no se pueden evaluar los costos que puede significar la implantación de esta norma en el mercado, más aún cuando todavía no se publican los pliegos técnicos. “No obstante, creemos que para las empresas relacionadas con la industria eléctrica un costo importante será la implementación del Sistema de Gestión Integral de Instalaciones Eléctricas (SGIIE). A pesar de que ya muchas cuentan con sistemas basados en normas internacionales, estos estarán sujetos a revisión y actualización”.

Tareas pendientes

Mauricio Caroca señala que “la principal falencia de esta norma dice relación con la falta de exigencias sísmicas para el diseño de las instalaciones de transmisión. No obstante, este ámbito hoy está siendo abordado por la CNE en el proceso de modernización del anexo técnico del mismo nombre, como parte integrante de la Norma Técnica de Seguridad y Calidad de Servicio (NTSyCS)”.

Patricio Robles complementa explicando que, a pesar de que los pliegos constituyen una actualización sustancial del antiguo reglamento de corrientes fuertes (NSEG 5. E.n.71), es importante considerar la necesidad de una revisión periódica tomando en cuenta, entre otros aspectos, “las expansiones proyectadas en las redes eléctricas chilenas de alta tensión con futuros enlaces en corriente continua, la creciente incorporación de generación en base a energías renovables, los sistemas de generación distribuida y las redes inteligentes (smartgrids)”.

Recuadro 2

Los principales temas de seguridad del reglamento

• Tensiones y Frecuencia Nominales
• Clasificación de Instalaciones
• Proyectos y estudios
• Conductores
• Aislación
• Puesta a tierra
• Franja y distancia de seguridad
• Protección contra incendios
• Señalización de seguridad de instalaciones
• Centrales de producción y subestaciones
• Líneas de alta y extra alta tensión
• Líneas eléctricas de diferente tensión en estructura común (multitensión)
• Líneas eléctricas de media y baja tensión
• Apoyo en postes por terceros
• Operación y mantenimiento
• Puesta en servicio
• Sistema de gestión de integridad de instalaciones eléctricas