Dentro del desarrollo de los proyectos eólicos el montaje es uno de los principales procedimientos de ejecución, en un proceso cuyos costos dentro de la inversión total son variables, de acuerdo con la tecnología que se utilice para la instalación de las torres, así como las condiciones ambientales y geotécnicas que existan en el emplazamiento de estas centrales de generación.

Así lo indican a ELECTRICIDAD los especialistas en esta materia, quienes destacan la necesidad de adaptar este procedimiento a las mayores dimensiones que están registrando los principales componentes de estos proyectos, como son los aerogeneradores y las torres.

La demanda de estos servicios no es menor, considerando los datos del reporte ERNC de la Comisión Nacional de Energía (CNE), donde se señala que los proyectos eólicos en construcción, a fines de 2019, totalizan 1.459 MW de capacidad instalada, mientras que con aprobación ambiental se encuentran otros 11.108 MW a la espera de materializarse a futuro.

[LEA TAMBIÉN: CNE: 104 proyectos de generación están en construcción con más de 5.300 MW]

Costos

Hernán Salazar, director de Proyectos de Acciona Energía Chile, define al montaje eólico como “aquella secuencia de actividades constructivas que se desarrollan desde el nivel del terreno para materializar la torre en vertical, hasta la puesta en marcha del aerogenerador que se monta en la cúspide”.

Un paso previo al montaje es el desarrollo de las obras civiles, que comprende la habilitación de caminos internos, fundaciones, plataformas de montaje y zonas de acopio, según indica Daniel Llanos, gerente de Ingeniería y Construcción de 350Renewables.

A juicio de ambos especialistas, el costo del montaje en la construcción de un parque eólico, dentro de la inversión total, no es menor. Hernán Salazar afirma que este valor será variable, dependiendo de la tecnología escogida para materializar la estructuración de la torre, las condiciones ambientales y geotécnicas principalmente.

“Se estima que solamente el montaje (izado) de la torre e instalación de los equipos de generación eléctrica alcanza aproximadamente de un 6 a un 7% del presupuesto de inversión del parque eólico”, plantea.

Y añade: “Si se considera además del montaje antes del citado, la ejecución de las obras civiles en caminos, plataformas de instalación para los aerogeneradores, construcción de fundaciones y red de medio tensión del parque, el costo representa del orden de un 23 a 30% de inversión”.

Daniel Llanos, por su parte, sostiene que actualmente los aerogeneradores se venden junto con el servicio de montaje, por lo que el proveedor es responsable de ejecutar este procedimiento. “De esta manera, el costo asociado a las grúas y al personal calificado para el montaje se diluye en función de la cantidad de aerogeneradores que tenga el proyecto”.

Procedimiento

Para Hernán Salazar, el procedimiento del montaje “debe responder eficazmente al diseño escogido para la infraestructura que habrá que soportar el equipo de generación eléctrica durante su vida útil. El tamaño del parque eólico y el plazo de ejecución para entrada en operación, considera cinco pasos: Plan de ejecución del proyecto, constructibilidad; caracterización del entorno ambiental, logístico y de comunidades del entorno; obras civiles y construcción de fundaciones y montajes”.

“La etapa de montaje es la fase intensa del proyecto durante la cual se alcanza la máxima productividad y mayor volumen de fuerza de trabajo, donde se pone en juego una eficiente ingeniería de manejo y un delicado procedimiento de izado de componentes de 110 toneladas a alturas mayores a 120 metros, que requieren profesionales especializados para ejecutar la tarea controlando factores ambientales y en una rigurosa verificación de los movimientos de las grúas utilizadas al efecto”, afirma.

El director de Proyectos de Acciona afirma que los factores y manejo de etapas son principalmente:

  • Logística en suministro de equipos y materiales de suministro del dueño y por contratistas
  • Fabricación de tramos de torres, en el caso de torres de hormigón
  • Disponibilidad de fundaciones para las torres, para proceder con montajes
  • Disponibilidad de grúas y accesorios de izado.
  • Secuencias de pre-armado, montaje de accesorios, montaje de aerogenerador y montaje de palas.
  • Control de calidad
  • Pruebas de puesta en marcha y entrada en operación.

Daniel Llanos agrega que el proceso de montaje “comprende también el tendido de cables de poder que conectan el generador ubicado en la góndola y el transformador, que en casi todos los modelos se ubica en la base del aerogenerador”.

Según el ejecutivo, la interconexión eléctrica de los aerogeneradores “se realiza a través de un cableado subterráneo que generalmente sigue los caminos internos del parque, este es el sistema recolector de media tensión y es a través del cual la energía fluye hacia la subestación elevadora que es el punto de conexión al sistema”.

Perspectivas

Dentro de los desafíos que presentan los montajes de parque eólicos, Daniel Llanos menciona que la necesidad de ajustar las dimensiones de los componentes “a las exigencias que exige el diseño de los accesos, caminos internos y plataformas, de manera acorde generando mayores impactos”.

“Las dimensiones de los componentes de los aerogeneradores han ido aumentando junto con la potencia instalada de los mismos, es decir, en la actualidad los aerogeneradores más pesados, la góndola por ejemplo, puede superar los 100 toneladas y las aspas pueden llegar a pesar más de 18 toneladas cada una, lo cual exige que el diseño de los accesos, caminos internos y plataformas, deban ajustarse de manera acorde”, agrega

“Con aerogeneradores de mayor tamaño y peso, el ensamble del conjunto aspas-rotor a la góndola se hace cada vez más complejo, esto ha llevado a desarrollar nuevas tecnologías y técnicas de montaje donde el rotor se eleva primero y luego las aspas se ensamblan a él una a una. Esto reduce el espacio físico a intervenir a nivel de suelo así como también la utilización de grúas de gran tamaño”, precisa.

A juicio de Hernán Salazar, los retos en el montaje pasan por “la adaptación del proyecto, desde la ingeniería de los procedimientos de montaje y puesta en marcha, a las exigencias ambientales del lugar, además de realizar una caracterización geotécnica y sísmica local del suelo y tener una estrategia logística de equipos mayores”.

Otro punto que menciona el especialista, como conclusión, es que la ingeniería de la construcción debe contar con los medios “adecuadamente seleccionados para alcanzar los plazos del proyecto, en la calidad y costos requeridos”.