Rodrigo O’Ryan, presidente de la Asociación Chilena de Biomasa (Achbiom) se muestra optimista frente al potencial que muestra esta fuente energética en el país, pese a la competencia que tiene con otras tecnologías. Y es que, a juicio del también gerente general de la empresa John O´Ryan Surveyors, la biomasa tiene un relevante rol social y cultural en los territorios donde opera, por lo que plantea la necesidad de que sea considerada con mayor convicción por parte de la regulación sectorial.

En entrevista con ELECTRICIDAD, el ejecutivo también destaca la complementariedad de la biomasa con las energías renovables variables, solar y eólica, sosteniendo que es una energía alternativa al uso de combustibles fósiles, en el marco del proceso de descarbonización que vive el país.

Actualidad

¿Cuál es la situación actual de la biomasa en el sistema eléctrico?

En 2019 la inyección de energía proveniente de las centrales a biomasa disminuyó en cerca de 30% por los menores costos marginales impulsados por la generación fotovoltaica y eólica, pero también por el aumento de la generación a gas natural. El carbón, mientras tanto, prácticamente mantuvo su aporte en la generación eléctrica. Por eso, es preciso focalizar los esfuerzos legislativos en promover la biomasa como respaldo de las ERNC intermitentes, y desplazar la generación fósil.

Es necesario que en la evaluación de costos de nuestro régimen marginalista, los combustibles reflejen claramente sus externalidades negativas y positivas, ya que el impuesto verde sigue siendo aún insuficiente para reflejar esa realidad en el caso de los fósiles. Aspectos sociales, económicos locales, independencia energética, son conceptos que la legislación debe recoger para reconocer a la biomasa como la mejor alternativa por sobre el carbón y el gas natural.

¿Cómo se encuentra la participación de la biomasa como combustible en la matriz primaria?

La biomasa ocupa el segundo lugar dentro de la matriz primaria, con 24,6% de participación, por debajo del petróleo, el cual participa con 28,8%. El 92% de esta matriz está integrada por cuatro fuentes de energía, donde la única renovable es la biomasa. Por otra parte, la comparación entre renovables también es relevante, dejando en un indiscutible primer lugar a la biomasa con 60,9%, por sobre las hidroeléctricas con 26,1%, solar y eólica con 8,7% y 4,3% respectivamente, lo que manifiesta la relevancia del sector térmico dentro de la matriz y el aporte de la biomasa en el mismo, por sobre sus pares renovables.

[LEA TAMBIÉN: Energías renovables cierran 2019 buscando llegar a 10.000 MW de capacidad instalada]

¿De qué forma puede competir la biomasa con la energía solar y eólica en generación eléctrica?

Esperamos que se reconozca en la biomasa su ventaja como fuente de energía local y regional, la cual no es necesaria transportarla miles de kilómetros, entregando así cierta autonomía, de potencia continua. La biomasa es un combustible residual, lo que permite valorizar otros rubros, como el forestal y agrícola, permitiendo agilizar y/o crear mayor desarrollo y capacidad de empleo, principalmente ligado a la actividad forestal y de la industria de la madera.

¿Qué rol tiene la biomasa en la estrategia de flexibilidad ante el ingreso de la energía variable?

La biomasa será la energía de respaldo para las renovables intermitentes, junto con el almacenamiento. Nuestra visión es que cada región que cuente con suministro de biomasa, pueda tener sus propias plantas de cogeneración. Se viene la revolución del agro a nivel mundial y Chile no estará exento de ello, pues en este sector hay mucha biomasa residual que podrá aportar energía al país, valorizando sus residuos, siendo –por ende- un pilar de crecimiento para esta área productiva. Por ejemplo, acá podrán ingresar los olivos, las avellanas, el trigo, entre muchas otras. Además, al igual que en el resto del mundo, vendrán los desechos orgánicos urbanos, conocido como Waste to Energy como solución energética. Es decir, la biomasa tiene mucho por crecer y entregar la solución de base para las energías intermitentes.

Lo que viene

¿Cómo ven el panorama futuro en materia regulatoria para la biomasa?

Vemos algo de dificultad, pues ya pasó el primer plazo para que el proyecto de ley de biocombustibles sólidos sea presentado al Congreso. Esperamos que las dificultades que está viviendo el país no dejen esperando este importante paso para el sector, ya que la falta de regulación está haciendo mucho daño a todos aquellos que están haciendo bien las cosas, dado el problema que se centra principalmente en el formato leña, con un mercado negro que no ve limitaciones y que actúa frente a los ojos de todos, sin ninguna impunidad.

¿Cuáles son las iniciativas que impulsará Achbiom en 2020?

Dado que el sector del pellets está teniendo un crecimiento sostenido y acelerado, parte de nuestro foco está en ello para seguir asegurando un buen servicio a los nuevos usuarios de este combustible, por lo que estamos pensando en desarrollar dos proyectos. El primero estaría enfocado en los propios industriales, por medio de un Acuerdo de Producción Limpia (APL) y el segundo pondría el foco en los servicios de instalación y mantención de equipos, con cursos de capacitación para técnicos, no solo para el pellets, sino en todos los formatos de biomasa moderna.

Por otra parte, desarrollamos junto al Ministerio de Energía un proyecto para tener herramientas que buscan implementar centros logísticos de biomasa, el cual entra a una etapa de difusión durante este año, donde por medio de talleres se darán a conocer sus avances.

Finalmente, esperamos realizar un evento internacional antes de fin de año con la intención de seguir convenciendo a nuestras autoridades de los beneficios del buen uso de la biomasa, así como llamar a inversionistas y empresas ligadas a esta industria, para que vean a Chile como un potencial de desarrollo.

¿Cómo puede aumentar la biomasa su participación para la calefacción residencial?

Un desafío importante en el sector de la calefacción será la implementación de buenos ejemplos de calefacción distrital, que debe ir acompañada de una debida legislación y del trabajo en conjunto con algunas administraciones públicas, desde los ministerios hasta las municipalidades, que visualicen y valoren las externalidades positivas de dicho modelo.

¿Qué perspectivas a futuro ve en la cogeneración para consumo industrial con biomasa?

La cogeneración es la mejor alternativa para termogenerar energía, ya que sus niveles de eficiencia la hacen más atractiva respecto de la generación tradicional. Por lo tanto, todas las industrias que hoy tienen procesos con demanda térmica continua deben tener incentivos para la instalación de centrales de cogeneración.

Otra manera de promover este crecimiento es el desarrollo de parques industriales para medianas industrias, mediante incentivos tributarios importantes, donde todos los aspectos de energía y manejo de residuos estén resueltos, buscando agrupar empresas en sectores que permiten eficientizar la autoproducción de energía.