Yo vine a vivir a Chile después de 11 años en el Reino Unido y noté claras diferencias. A menudo acá he sido la única mujer sentada en las reuniones y eso al principio es impactante”, relata la ingeniera aeronáutica de la Universidad de Bristol (Reino Unido) Patricia Darez, actual directora ejecutiva de 350renewables y miembro del consejo directivo de la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento A.G. (Acera).

La especialista, de nacionalidad española, tiene más de 15 años de experiencia internacional. Entre 2017 y 2019 ocupó el cargo de gerenta de DNV GL teniendo responsabilidad en proyectos eólicos, solares, hidroeléctricos, geotérmicos y térmicos, en Chile, Argentina, Uruguay, Perú y Colombia. Entre 2011 y 2015 trabajó como gerenta de Análisis de Energía para Mainstream Renewable Power donde llevaba el liderazgo técnico solar a nivel global y dirigía un equipo de analistas.

Del 2007 a 2011 trabajó en el Reino Unido para Wind Prospect Ltd., en proyectos localizados en varios continentes. “Durante mi carrera profesional me he sentido una parte valiosa e importante de los equipos en los que he trabajado. También puedo decir que he tenido la suerte de contar con muy buenos mentores que me han ayudado en el proceso de aprendizaje y desarrollo”, confiesa Patricia.

¿Cuál crees que es el principal desafío actual para las mujeres en este ámbito?

Pregunta difícil porque hay varios temas que se dan en todas las fases de la educación y del desarrollo de las profesionales. El sesgo inconsciente es un tema clave y del que muchos profesionales no han oído hablar. Todos, hombres y mujeres, asumimos de forma inconsciente que las mujeres son menos técnicas y capaces. Esto es algo normal cuando no tenemos representación en muchos ámbitos, pero es un círculo vicioso que hay que romper si queremos acceder al 50% del talento del mundo.

A las mujeres se les exige más para tener el mismo nivel de reconocimiento. Hay un excelente estudio que se hizo en la universidad de Yale donde se enviaba un curriculum de un potencial estudiante a varias universidades para que lo evaluaran según sus capacidades. El curriculum que se envió siempre era el mismo excepto que el 50% llevaban el nombre John y el otro 50%, Jennifer. Los resultados no dejan duda, John fue evaluado mucho más favorablemente tanto por hombres como por mujeres. Es importante que sepamos que esto ocurre y que lo hagamos consciente para trabajar en ello.

¿Cuál es tu opinión y qué aspectos te llamaron más la atención del último diagnóstico que elaboró el Ministerio de Energía sobre la situación de la inserción de la mujer en el sector?

El diagnóstico siempre es un primer paso importante para tomar medidas. Está claro que queda un largo camino por recorrer en Chile si solo el 8% de los gerentes son mujeres. Hay un estudio de McKinsey Global Institute que cuantifica que cerrar la brecha de género podría sumar anualmente 28 billones de dólares al GDP global.

¿Cuáles son los pasos concretos que deberían darse para avanzar en este tema?

Voy a centrarme en dos pasos iniciales simples que se pueden implementar con poco esfuerzo: El primero, que nos deje de parecer normal que haya eventos en los que sigamos viendo “manels”, paneles donde solo hablan hombres. Hay expertas en todos los campos, solo hay que invitarlas.

El segundo, que hagamos partícipes, responsables y embajadores de esta misión a los hombres, que son más del 90% de las Gerencias Generales según el estudio del Ministerio de Energía y una parte clave de que cualquier iniciativa que se plantee tenga éxito. Me encantaría ver más hombres en los eventos que promueven políticas de género, alguno hay, pero no son muchos.

¿Te gustaría enviar algún mensaje a mujeres del sector o interesadas en ingresar a él?

El mundo de la energía es apasionante, no se lo pierdan. Se trata de resolver uno de los problemas más críticos de la humanidad: cubrir la necesidad de utilizar energía en un escenario de transición energética y emergencia climática.

Recuadro

El diagnóstico de la situación de inserción de la mujer en el sector energético, elaborado por el Ministerio de Energía, reveló que:

  • La participación femenina en el sector energético es de 23%.
  • En cuanto a los altos cargos,el 25% de los directores, el 10% de los CEO, 18% de los gerentes, 17% de los subgerentes son mujeres. 
  • En cargos intermedios, el 21% de los profesionales y el 9% de los operarios corresponden a este género.
  • El 10% de las empresas ofrecen cursos, rotación de puestos y oportunidades educativas para mujeres.
  • En cargos gerenciales las mujeres ganan un 38% menos que los hombres.