*Por Daniela Maldonado, editora de ELECTRICIDAD.

Veinte años de experiencia laboral en distintos roles estratégicos tiene María Paz de la Cruz. La ingeniera industrial de la Universidad de Concepción y máster en Ciencias en Carbon Management de la Universidad de Edimburgo (Escocia) fue directora ejecutiva del ex Centro Nacional de Innovación y Fomento para las Energías Sustentables (CIFES).

María Paz trabajó en Inglaterra para Drax Power Limited apoyando su estrategia de desplazamiento de emisiones de carbono. Anteriormente fue asesora del gerente general de Eléctrica Guacolda S.A., donde desarrolló una red de suministro internacional de commodities energéticos. Previamente trabajó como analista en el Grupo Gener S.A., elaborando reportes de gestión para los socios de la compañía y evaluando la compra de activos de generación.

Actualmente es directora para Latinoamérica de I-REC Standard (International Renewable Energy Certificate) desde donde promueve la creación de un mercado de electricidad renovable en la región. Además, es consultora de Energeia, organización internacional que está formulando una Estrategia Nacional Financiera frente al Cambio Climático para el Ministerio de Hacienda, y asesora al Banco de Desarrollo Alemán KfW en la implementación de programas que apoyen proyectos de energías renovables y eficiencia energética en Chile. María Paz también es directora del Consejo Latinoamericano y del Caribe de Energía Renovable (LAC-CORE) una organización dedicada a promover el uso de las energías renovables en la región.

[LEA TAMBIÉN: Carola Venegas: “Aconsejo a las mujeres que se atrevan a avanzar en sus carreras”]

¿Qué es lo que más destaca de su carrera y cómo han influido los liderazgos femeninos?
Considero que soy la parte viviente de la transición energética. Fui formada en el tema de los combustibles fósiles y hoy promuevo las renovables. Yo empecé como trader de carbón en centrales termoeléctricas. En 2006 me fui a trabajar a Drax Power, una empresa británica de 4.000 MW, cuya gerenta del grupo era una mujer. Ella fue un referente importante para mí porque lideró la estrategia de descarbonización de la compañía, quienes hoy tienen el 60% de sus plantas a biomasa y el resto las están convirtiendo a gas.

¿Cómo cree que se debería avanzar para aumentar la inserción de la mujer en el ámbito laboral?
Yo creo que las mujeres tenemos un rol potente en innovación. Tenemos un trato más horizontal con los trabajadores, los hacemos sentir más cómodos y por ese motivo trabajan mejor y proponen más ideas. En mi opinión las tecnologías asociadas a la sustentabilidad están más ligadas al ámbito femenino por lo que la mayor inserción va a empezar a suceder de manera natural. En este contexto ayuda, por supuesto, que algunas empresas ya se hayan dado cuenta de estas características. Me tocó personalmente participar en procesos de selección donde las empresas relacionadas con el rubro de la energía andaban buscando solo a mujeres. También creo que es labor de los headhunters darse cuenta de cuáles son los atributos de las mujeres y que vean tanto sus fortalezas como debilidades. No digo que las mujeres tengan preferencia solo por ser mujeres si no que se equiparen las posibilidades para llegar a los procesos de selección.

¿Cuáles cree usted que han sido sus fortalezas para llegar a puestos relevantes?
Mi experiencia laboral internacional me ha servido bastante. No puedo desconocer en todo caso que muchas veces las mujeres no nos vendemos tan bien como los hombres, en el sentido de no hacer tanto networking. Lo digo como experiencia propia porque creo que da más pudor o somos más retraídas que los hombres para resaltar las cualidades de liderazgo. Creo que es por la propia idiosincrasia chilena. A mí por lo general no me gusta hablar mucho de lo que hago o he logrado.

¿Qué recomendación daría a otras mujeres que están pensando en postular a algún cargo en el sector energético?
Yo llegué a trabajar a Inglaterra porque vi en una revista internacional que estaban buscando el puesto y postulé porque quería practicar inglés, aunque sinceramente no pensé que iba a quedar. Son pequeñas acciones que cambian la vida y para hacerlas hay que atreverse a probar.

Recuadro

  • En I-REC Standard de un total de ocho directores, dos son mujeres.
  • En LAC-CORE, son tres directoras de nueve en total.