Docente, investigador del Centro de Desarrollo Energético Antofagasta (CDEA), especialista en energías alternativas y decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Antofagasta (UA), es parte del currículum de Marco Crutchik. En entrevista con Revista ELECTRICIDAD el especialista analiza las tecnologías en torno a la energía solar.

¿Qué opinión tiene de las membranas solares flexibles?
Es un panel del tipo silicio amorfo, de capa delgada que tiene un rendimiento cercano al 9%, con la ventaja de que son más baratos y captan de mejor manera la radiación solar que viene del entorno y no solo del sol. Tienen la misma eficiencia de los otros paneles solares, con la ventaja de que estos impermeabilizan. En un viaje que hice a Italia pude observar que la gran novedad no es su flexibilidad sino el hecho de que son impermeables, por lo cual cumplen una doble función, es decir, permiten cubrir la superficie de los techos para protegerse de la lluvia y al mismo tiempo generan energía.

¿Cómo visualiza la aplicación de estas membranas en la industria minera y energética de la Región de Antofagasta?
Lo veo bastante posible. En Antofagasta no llueve, pero en los campamentos mineros, al interior de la región, sí. Por lo tanto todas las construcciones que ellos tienen, como los galpones, containers y otras dependencias, pueden perfectamente ser cubiertas con estas membranas.

¿Es posible aplicarlas en cualquier área de la minería?
Existe una alta posibilidad de hacerlas partícipes en los procesos mineros. Una de las grandes dificultades en la minería en estos momentos es la pérdida de agua por evaporación debido a la cantidad de piscinas que tienen expuestas al sol. Son varias las empresas mineras que están evaluando poner una especie de tapón con estas membranas. Así se impediría que el sol pegue directamente en la piscina, con lo cual se podría recuperar agua y a la vez se genera energía eléctrica para mover los sistemas y las bombas de los alrededores.

¿Es posible que Chile se convierta en productor de tecnología solar?
En teoría claro que sí. Para eso necesitamos un cluster solar. Esto lo digo porque la tecnología en el mundo de la energía solar aún está en desarrollo y queda mucho por investigar. Por lo mismo, si somos inteligentes en las políticas a implementar, podemos hacer que tanto Alemania como España vengan a trabajar con nosotros y a probar su tecnología en Chile, con lo cual iríamos adquiriendo los conocimientos y capacidades necesarios para ser también productores de tecnología solar.