Oriundo de Inca de Oro, cerca de Copiapó, pero con casi 40 años en la Región del Biobío, en la cual fue parte de la gerencia de empresas como Schwager y Puerto Coronel, Alberto Miranda, actual presidente de la Cámara de la Producción y del Comercio de Concepción (Cpcc), conversó con Revista ELECTRICIDAD sobre el ámbito energético y las perspectivas que tiene el sector que representa. El gremio es el más grande en la zona con cerca de 300 instituciones asociadas directa e indirectamente.

¿Cómo describe el actual panorama energético para la industria regional?
Prácticamente no hay oferta, hay incertidumbre, precios de locos y no se ven soluciones a corto plazo, por lo que las industrias tendrán altos costos por varios años más, sumado al bloqueo que sufren los nuevos proyectos. Cmpc por ejemplo, que anunció hace unos meses el cierre de una de sus plantas en Nacimiento, y Huachipato (CAP), que también ha sufrido estos meses debido a los altos precios energéticos. Además, hay más empresas, como las químicas, que están con costos muy altos.

¿Por qué cree que los proyectos terminan judicializándose?
Tal vez algunos empresarios no han sido lo suficientemente rigurosos y la ciudadanía está más empoderada. Lo concreto es que no avanzamos en inversiones, las cuales son tremendamente necesarias para el desarrollo económico.

¿Cuál es la fórmula entonces para el éxito de los nuevos proyectos?
Es necesario que las empresas compartan su desarrollo con la comunidad. Además, se debe destrabar la parte judicial, hacer más eficiente las leyes, realizar mejores estudios medioambientales y anticiparse a los problemas conversando con las comunidades y autoridades.

¿Qué perspectivas se vislumbran para este año?
Las restricciones que tenemos en la región son básicamente tres y todas están siendo resueltas. Primero es la falta de conectividad, la cual será mejorada con la licitación del nuevo puente sobre el río Biobío y otras obras. Otro factor es el costo excesivo de energía eléctrica, pero con iniciativas interesantes como el Proyecto Octupus (GNL) y algunas centrales de pasada se ve un buen futuro; y la tercera son las restricciones medioambientales, situación que están entendiendo mejor las empresas.