Revista Electricidad Nº201

diciembre de 2016

Reglamentos: Cómo se aterrizan las reformas legales del sector energético

Haber incluido el plazo en el mismo cuerpo legal (ley de Transmisión) se puede leer como una forma de abordar con celeridad un proceso complejo desde el punto de vista técnico, marcando una diferencia con lo que se ha hecho en el sector energético en años anteriores.

Compartir

El diagnóstico compartido ha sido uno de los ejes centrales en el entendimiento públicoprivado del sector energético desde 2014 a la fecha, siendo uno de sus principales frutos las reformas legales que se han impulsado en áreas vitales para la industria como la mayor competencia en las licitaciones de suministro eléctrico y la reforma al sistema de transmisión.

En este contexto, hoy la Comisión Nacional de Energía está enfocada en el proceso de elaboración de los nueve reglamentos que aterrizarán la Ley de Transmisión, mediante el proceso de consulta pública a los actores del sector interesados en participar con sus observaciones a la propuesta del organismo regulador.

Un aspecto que destaca es que la propia ley de Transmisión, en el artículo vigésimo de las disposiciones transitorias, estipuló el plazo de un año –contado desde la publicación de la ley en el Diario Oficial−para dictar sus reglamentos. Es decir, el 20 de julio de 2017 el tema deberá estar cerrado.

Para concretar este plazo, es necesario que el trabajo del organismo regulador no pierda su ritmo puesto que, en ausencia de los reglamentos dictados, regirá lo señalado por la CNE a través de sus resoluciones exentas, con lo que –a juicio de algunos juristas del sector eléctrico− refuerza y agrava el carácter de ley marco que ha caracterizado a la ley eléctrica desde mediados de la década de los 90’ hasta hoy.

Haber incluido el plazo en el mismo cuerpo legal se puede leer como una forma de abordar con celeridad un proceso complejo desde el punto de vista técnico, marcando una diferencia con lo que se ha hecho en el sector energético en años anteriores.

Cabe recordar otros reglamentos que vivieron un largo proceso de elaboración como fue el caso de la operación de Servicios Complementarios en los sistemas eléctricos (que fue incluido en la Ley Corta I de 2004, pero su reglamento fue publicado siete años después, en 2011). Otra espera larga fue la del reglamento de Generación Distribuida, cuya Ley promulgada en 2012 vio salir su reglamento a fines de 2014.

Lo concluyente es que todo proceso de cambios legales profundos conlleva un periodo de adaptación y, en este sentido, los actores del sector energético no prevén que haya una mayor confusión con las nuevas y futuras normas que vendrán, pues la ruta está clara y se está trabajando adecuadamente en su implementación.

Nuestra legislación ha sido pionera en muchas materias respecto a otras normativas internacionales, especialmente en América Latina, por lo que es de esperar que los reglamentos de la Ley de Transmisión se concreten de forma consensuada y en los plazos estipulados.