Nuevo horizonte para la investigación, innovación y desarrollo en el sector

Ahora existe una institucionalidad para dar cabida a los proyectos de I2D que realiza el mundo académico y algunas empresas, por lo que la idea central es convocar a estos actores a un nuevo esquema de trabajo que permita identificar, desarrollar y aplicar nuevas tecnologías de utilidad para la industria energética en general y para la gestión del sistema eléctrico en particular.

Los cambios experimentados en el sector energético con el ingreso de nuevas tecnologías en la matriz nacional han sido acogidos en los últimos años con las modificaciones al marco regulatorio de la industria, donde se destaca el nacimiento de una nueva institucionalidad que tiene al Coordinador Eléctrico Nacional como uno de sus principales protagonistas.

Es así como este organismo tiene nuevas funciones y mandatos legales, donde resaltan las tareas que debe impulsar para el desarrollo de la Investigación, Innovación y Desarrollo (I2D) dentro del sector eléctrico, especialmente en lo que será la aplicación de nuevas tecnologías por parte de todos los actores de la industria, como reguladores, organismos técnicos, empresas y proveedores.

Para ello es necesario construir puentes con el mundo de las Universidades, Institutos Profesionales y Centros de Formación Técnica vinculadas al sector energético, además de los laboratorios que tienen algunas empresas de la industria, desde donde nacen nuevas soluciones y servicios.

Esta realidad ha sido considerada por el Coordinador Eléctrico Nacional que, a partir de este año, ha dado a conocer su intención de profundizar el avance de la I2D, dando el puntapié inicial para invitar a la academia y a las empresas a ser partes de este tema, mediante varias iniciativas como el lanzamiento de lo que sería la primera versión de un concurso de innovación, a lo que se suma el proyecto piloto para proveer Servicios Complementarios desde una planta solar fotovoltaica, hecho por First Solar y Engie Laborelec.

Lo más relevante de este hito es que ahora existe una institucionalidad para dar cabida a los proyectos de I2D que realiza el mundo académico y algunas empresas, por lo que la idea central es convocar a estos actores a un nuevo esquema de trabajo que permita identificar, desarrollar y aplicar nuevas tecnologías de utilidad para la industria energética en general y para la gestión del sistema eléctrico en particular.

Durante este año el organismo coordinador pretende lanzar una serie de proyectos, entre los cuales están los modelos de operación de corto plazo, sistemas de pronósticos y herramientas de simulación eléctrica, para lo cual el trabajo en conjunto será un ingrediente fundamental para el avance de la I2D. Esto no solo sería un avance para el sector energético, sino que para todo el país, donde la inversión en esta materia, como parte del PIB, no supera el 1%.