Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

Nuevas condiciones de mercado para los clientes libres

Actualmente hay más de 250 clientes regulados que han pasado a ser libres, lo que significa un total de 1.200 GWh anuales, en una cifra que irá aumentando en los próximos años, según muestran las proyecciones de la Comisión Nacional de Energía (CNE): de 3.460 a 4.201 GWh, entre 2018 y 2021.

En el sector energético de nuestro país, el mercado de clientes libres está en plena transformación, lo que conlleva una serie de desafíos para sus actores en vista a los cambios tecnológicos que vienen con el mayor ingreso de energías renovables variables.

La Ley 20.805, de 2015, permite que clientes entre 500 y 5.000 kW de potencia conectada puedan optar por un régimen de tarifa regulada o de precio libre, por un periodo mínimo de cuatro años de permanencia en cada régimen. Y lo que se aprecia es que el esquema libre permite aprovechar el poder de negociación con contratos de menor plazo, abriendo mejores condiciones de mercado con los resultados de precio de las últimas licitaciones de suministro a clientes regulados.

Es así como actualmente hay más de 250 clientes regulados que han pasado a ser libres, lo que significa un total de 1.200 GWh anuales, en una cifra que irá aumentando en los próximos años, según muestran las proyecciones de la Comisión Nacional de Energía (CNE): de 3.460 a 4.201 GWh, entre 2018 y 2021.
En el largo plazo las estimaciones del regulador señalan que la migración de cliente regulado a libre se mantendrá en un promedio superior a 3.000 GWh anuales hasta 2037, lo que muestra un amplio espacio de encuentro entre oferta y demanda.

El futuro se ve interesante si se considera que los clientes libres pueden encontrar un mayor número de oferentes, con el ingreso de nuevos desarrolladores al segmento de la generación, especialmente de centrales solares y eólicas, lo que coincide con el vencimiento de contratos existentes, abriendo posibilidades de tener acuerdos más flexibles y de corto y mediano plazo, en un contexto de menores precios.

Al incrementarse el número de actores en el mercado eléctrico, producto de las nuevas condiciones de competencia, se generará también un impacto en las transacciones de compra y venta de energía por parte de los usuarios finales, implicando otro reto para la operación del sistema eléctrico.

También se prevé que haya un impulso a la competencia con la próxima licitación de suministro por un total de 2.200 GWh, donde se incluirán bloques estacionales que reducirán los riesgos de mercados para la generación hidroeléctrica, por lo que se espera que el precio promedio de la energía se mantenga en torno a los US$47 MWh del anterior proceso, valor que será una referencia para el segmento de clientes no regulados.

Estos cambios en el mercado ofrecen nuevas oportunidades a los clientes libres, por lo que el regulador debiera otorgar nuevas condiciones para incentivar la participación del sector en los reglamentos de la Ley de Transmisión que aún no han sido publicados, como el de servicios complementarios, y las normas técnicas que elabora la CNE, algunas de las cuales tienen un impacto directo en este sector que está incorporando más actores en la industria eléctrica nacional.