Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

Los retos energéticos del sector minero

Seguir avanzando en la eficiencia energética en el sector minero cobra especial relevancia. Actualmente en el Senado se encuentra en tramitación un proyecto de ley sobre la materia, el que ha recibido el apoyo del Consejo Minero, aunque para la industria es necesario dejar definidos con precisión los datos de consumo energético, antes de fijar metas de ahorro.

La recuperación de la actividad minera gana fuerza de la mano de un mejor ciclo en el precio del cobre y de un cambio en las expectativas. El aumento pronosticado de la inversión en el sector también muestra un escenario positivo con un crecimiento estimado de 2,5%, lo que corresponde a US$11.309 millones, entre 2017 y 2025, según indica el primer informe del año de la Corporación de Bienes de Capital (CBC).

Esta reactivación trae aparejada importantes retos energéticos y también buenas noticias para el sector minero, industria que representa el 30% del consumo eléctrico del país.

En primer lugar, las compañías mineras deberán conseguir abastecimiento de energía considerando un incremento de 38% en el consumo eléctrico para 2028 (según estimaciones realizadas de Cochilco), contexto en el que se deberá considerar una incorporación de 1.177 MW adicionales de capacidad instalada en generación eléctrica en diez años más, tanto en la zona del norte grande como en el centro sur.

Un pilar del mayor consumo energético previsto para el rubro minero lo constituye el de las plantas desalinizadoras. Considerando que las estimaciones de Cochilco apuntan a que las mineras incrementarán en 298% el consumo de agua de mar en diez años más, también se deberá contemplar una mayor demanda de energía para las operaciones asociadas a este proceso, especialmente de bombeo que realizan estas instalaciones para llevar el recurso hasta las faenas.

En este contexto, seguir avanzando en la eficiencia energética en el sector minero cobra especial relevancia. Actualmente en el Senado se encuentra en tramitación un proyecto de ley sobre la materia, el que ha recibido el apoyo del Consejo Minero, aunque para la industria es necesario dejar definidos con precisión los datos de consumo energético, antes de fijar metas de ahorro. Sobre el tema, la ministra de Energía, Susana Jiménez, ha explicado a este medio que comparte el espíritu del proyecto de ley en el sentido de incentivar una mayor cultura de eficiencia energética, sin embargo para alcanzar estos objetivos y maximizar su impacto es necesario estudiar algunos ajustes al proyecto de ley, por lo que todavía quedan muchas definiciones pendientes.

Por otro lado y de manera más favorable para el sector minero, este periodo de recuperación lo enfrenta con mejores perspectivas de precios de la energía. Si bien el precio medio de mercado para clientes libres (incluidas las empresas mineras) ha estado entorno a los US$90 por MWh, con el desarrollo de proyectos de Energía Renovable No Convencionales (ERNC), los precios para clientes regulados llegaron a un promedio de US$32,5 MWh en la última licitación de suministro, lo que podría constituir un referente para la firma de futuros contratos de las compañías mineras.

Finalmente un desafío clave para el sector minero es la incorporación de los avances tecnológicos. Por una parte las ERNC son una opción para la industria, especialmente con la generación de concentración solar de potencia que puede proveer el suministro las 24 horas, y por otra, la electrónica de potencia para el control de los procesos, con el uso de data center y centros de control que, a estas alturas, no pueden dejar de estar presentes.