Los próximos pasos de la eficiencia energética

Cabe recordar que la propuesta legal del Ejecutivo consideró el contenido de una moción parlamentaria ingresada por algunos senadores a fines del año pasado, en la cual se recogió la visión de diversos actores del sector en esta materia durante los últimos años, integrando nuevos lineamientos, lo que refleja el ánimo de avanzar transversalmente y de dar mayor importancia a este tema.

Justamente, la idea de la iniciativa legal es profundizar el uso adecuado de los recursos energéticos, donde el Ministerio de Energía estima que los ahorros que podría generar la eficiencia energética podrían llegar a cerca de US$3.500 millones anuales a 2035.

El proyecto de ley pone el acento en la institucionalización de este tema y se centra en la gestión de la energía que deben hacer los privados, lo que −según varios especialistas− surge de la necesidad de velar por el principio de que las empresas tengan la suficiente autonomía para avanzar en esta temática según sus realidades y condiciones de operación.

Son seis los ejes centrales de la propuesta legal: institucionalizar la eficiencia energética en el marco del Consejo de Ministros para la Sustentabilidad; promover la gestión de la energía en grandes consumidores (como el sector minero, que será clave para el éxito efectivo de esta iniciativa); dar mejor información sobre el consumo energético de las viviendas nuevas; aumentar la eficiencia en el sector público; normar el sistema de recargas de vehículos eléctricos y fomentar la eficiencia en el parque automotriz.

La inclusión de la electromovilidad dentro del campo de acción del proyecto de ley es clave. Dos de los seis ejes abordan este tema: por una parte, promover la entrada de vehículos más eficientes, premiando la entrada de vehículos eléctricos al darles mayor ponderación y, ordenando la interoperabilidad que tendría el sistema de recarga de vehículos eléctricos para facilitar el acceso y conexión de los usuarios a la red de carga, con lo cual se le otorgaría una mayor homogeneidad a la infraestructura, además de asegurar el libre acceso a los cargadores públicos.

Incorporar este tema es de relevancia, pues también refleja la idea de darle una visión más integral a la eficiencia energética, aprovechando sinergias con el desarrollo de las energías renovables y la generación distribuida, entre otras áreas.