Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

Los pasos que vienen en transmisión luego de la interconexión SIC-SING

Analistas del sector comentan que se requiere la definición de los criterios que se establecerán en el reglamento sobre la materia, puesto que –a falta de este documento− la Comisión Nacional de Energía (CNE) sería la encargada de establecer, vía una resolución exenta, los aspectos metodológicos a ser considerados en la planificación.

La interconexión eléctrica entre el Sistema Interconectado Central (SIC) y el Sistema Interconectado del Norte Grande (SING) ya es una realidad, siendo el punto de partida para un nuevo desarrollo del sistema de transmisión del país, desde Arica hasta Chiloé. Tras este hito histórico aún quedan algunos puntos por dilucidar en el debate al interior de la industria.

Un primer punto a considerar son las inversiones en transmisión. Según los datos del Ministerio de Energía, a octubre de este año la movilización de recursos totaliza US$2.520 millones, de los cuales 95% (US$2.386 millones) son para líneas de transmisión, mientras que el 5% (US$135 millones) están destinados a la construcción de subestaciones.

Durante 2018 se estima que este escenario post interconexión profundizará las inversiones en el segmento, si se toma en cuenta el Plan de Expansión de la Transmisión 2017-2018 que impulsa el Coordinador Eléctrico Nacional, donde se pretende licitar la construcción y ampliación de 114 proyectos nacionales y zonales por un total de US$1.150 millones.

Otro paso importante después del hito de la interconexión son los siguientes procesos anuales de expansión del sistema, bajo la Ley de Transmisión, vigente desde 2016. En este sentido, analistas del sector comentan que se requiere la definición de los criterios que se establecerán en el reglamento sobre la materia, puesto que –a falta de este documento− la Comisión Nacional de Energía (CNE) sería la encargada de establecer, vía una resolución exenta, los aspectos metodológicos a ser considerados en la planificación.

En el sector privado esperan que este proceso, debido a su relevancia, sea transparente, claro y bien justificado, puesto que, dependiendo de cómo se establezca, se verá el real impacto que tendrá sobre el sistema de estampillado, que supone el pago de la transmisión por parte de la demanda, específicamente los clientes libres del sector minero e industrial.

Es así como el escenario post interconexión abre paso a una nueva etapa de modernización en el sistema de transmisión, lo que involucrará altos niveles de inversión en infraestructura que requieren de un adecuado respaldo legal para la planificación de la expansión de este segmento en los próximos años, donde también la CNE deberá definir la inclusión de nuevas tecnologías como –por ejemplo− sistemas de almacenamiento a gran escala.