La importancia de las redes inteligentes para la electromovilidad

La electromovilidad radica en la capacidad que tiene esta tecnología para anticipar las necesidades del consumo eléctrico en los hogares, especialmente en aquellos que contarán con vehículos eléctricos.

El avance que registra en Chile la implementación de redes inteligentes en el sector eléctrico, especialmente en el segmento de la distribución, con la instalación de medidores y centros de monitoreo y control de las redes eléctricas a nivel residencial, es una realidad que avanza en la industria y que pavimenta el desarrollo de la electromovilidad a lo largo del país.

Y es que la incorporación de estas nuevas tecnologías constituye una herramienta esencial para la infraestructura de estaciones de carga de vehículos eléctricos, tanto en espacios públicos como a nivel residencial, por lo que la instalación de los medidores inteligentes, por parte de las empresas distribuidoras, juega un papel clave en este proceso.

A la fecha, de acuerdo a los datos de Empresas Eléctricas A.G., existen unos 200 mil medidores inteligentes instalados, lo que se profundizará con la nueva norma técnica que dispone el cambio de estos aparatos, con la meta de que en siete años existan 6,5 millones de clientes con acceso a esta tecnología.

La relevancia de las redes inteligentes para la electromovilidad radica en la capacidad que tiene esta tecnología para anticipar las necesidades del consumo eléctrico en los hogares, especialmente en aquellos que contarán con vehículos eléctricos, con su respectiva conexión a las redes, como lo ha señalado Rodrigo Castillo, director ejecutivo de Empresas Eléctricas A.G.

Las estimaciones del gremio indican que la masificación de los vehículos eléctricos requerirá de una mayor información y predictibilidad de la demanda con las tecnologías inteligentes, para así preparar eficientemente las redes eléctricas y darle eficiencia a la distribución, aprovechando la comunicación bidireccional entre las empresas y los clientes que incorporan los medidores inteligentes.

El avance en la implementación de redes inteligentes también debe ser acompañado por nuevas normas para ordenar el desarrollo de la electromovilidad, como fue la flexibilidad para instalar electrolineras de carga en espacios públicos, mediante un oficio de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) publicado a fines del año pasado.

Es necesario por lo tanto seguir despejando el tema regulatorio para facilitar la incorporación de vehículos eléctricos y su infraestructura de carga en el país, razón por la cual también es vital profundizar los incentivos en el transporte público, como lo está haciendo el Ministerio del ramo, con la incorporación de buses eléctricos en las flotas del Transantiago. No hay que perder de vista, tal como la indicó la ministra de Transporte, Gloria Hutt, a este medio, que el transporte público se convertirá en la punta de lanza para incentivar la movilidad eléctrica en nuestro país.

En este contexto, el Grupo Editorial Editec se está preparando para profundizar y abordar distintas temáticas asociadas a la electromovilidad. Pronto sabrá más de estas iniciativas.