La estrecha relación entre ERNC y los cambios a la distribución

Se observa que el mercado en Chile se ha ido adaptando a los pequeños proyectos a nivel distribuido. Prueba de ello es que actualmente existen más de 16 MW de capacidad instalada en proyectos de generación distribuida.

El desarrollo de las Energías Renovables No Convencionales (ERNC) en el país está estrechamente relacionado con los futuros cambios que se buscan realizar en el segmento de la distribución eléctrica, en un proceso de convergencia que ya está dando sus primeros pasos con el avance de la generación distribuida, la electromovilidad y los Pequeños Medios de Generación Distribuida (PMGD).

Estos temas son estratégicos dentro de la Ruta Energética 2018-2022, pues se pretende que la masificación de las ERNC abarque también la modernización de la distribución, incentivando la generación residencial. La meta está clara: cuadriplicar la generación distribuida de pequeña escala, para lo que se impulsa una modificación en esta materia en el Congreso, con la propuesta de pasar de 100 kW a 300 kW en el tamaño de estos proyectos.

La iniciativa “Futuro de la Energía” de Escenarios Energéticos contempla que la generación distribuida, con proyectos de energía solar y PMGD, es una tendencia de cambio que llegará sí o sí a nuestro sistema eléctrico local.

Cabe recordar que los proyectos residenciales hoy aún están fuertemente apoyados por subsidios estatales ligados a la reconstrucción post desastres naturales, sin embargo, en el futuro se espera que esto sea reemplazado por una mayor actividad competitiva. Para que esto ocurra, dicen los especialistas, será clave no solamente que el mercado genere nuevos modelos de financiamiento, sino también remunerar adecuadamente lo inyectado, así como acortar tiempos para tramitación de registros y de cambio de instalaciones, y facilitar proyectos de agregación de demanda y compras más masivas.

Se observa que el mercado en Chile se ha ido adaptando a los pequeños proyectos a nivel distribuido. Prueba de ello es que actualmente existen más de 16 MW de capacidad instalada en proyectos de generación distribuida, según los datos de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC), mientras que hay más de 2.600 iniciativas de este tipo conectadas a la red, demostrando que esto ya es una realidad que requiere profundizarse.

Es por tal motivo que la modernización que plantea esta administración, donde ahora se inserta el trabajo público-privado para reformar el segmento de la distribución, deberá marcar la cancha con nuevas regulaciones que entreguen certeza a los cambios tecnológicos que vive el sector energético en el mundo. El avance de la capacidad instalada en ERNC es una base para impulsar estos cambios a nivel de la pequeña escala, con lo que decididamente se logrará la meta de la modernización con sello ciudadano.