Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

Encuesta Nacional de Energía: un insumo estratégico para el futuro del sector

Dentro de los datos más relevantes entregados en el estudio está el hecho de que el 51% de los encuestados señalan que el objetivo más relevante para el país, en términos de competitividad, es disminuir los precios de la energía.

Luces y sombras entregó la Encuesta Nacional de Energía 2016, realizada por la División de Prospectiva y Política Energética del Ministerio de Energía, por cuanto entrega valiosa información sobre el quehacer de la industria nacional y sus desafíos para los próximos años, particularmente en relación a las futuras inversiones que se deberán impulsar en nuevas tecnologías y su impacto en la ciudadanía.

Pero la muestra también refleja la ancha brecha informativa que existe entre el sector energético y la población. Algo no menor considerando que son los consumidores finales de la cadena de valor de la industria, además de que muchos de ellos forman parte de comunidades encargadas de otorgar licencia social a las inversiones que se realizan en generación, transmisión y distribución.

Dentro de los datos más relevantes entregados en el estudio está el hecho de que el 51% de los encuestados señala que el objetivo más relevante para el país, en términos de competitividad, es disminuir los precios de la energía, el cual es uno de los principales problemas del sector para los próximos 10 años, según indicó el 23% de la muestra, seguido de los conflictos entre empresas energéticas y comunidades, considerado por un 17% de los encuestados.

Estos aspectos son relevantes si se toma en cuenta la necesidad de seguir desarrollando proyectos de generación para suministrar el crecimiento de la demanda en los próximos años, a través de precios más competitivos, como se ha verificado en las últimas licitaciones de suministro eléctrico para sectores regulados.

La encuesta también arrojó que el 89% de la población piensa que es necesario que el Estado tenga un plan de corto plazo para avanzar en energía, aunque en este ítem se mostró la falta de conocimiento puesto que un 52% señaló que el Estado no tiene un plan definido. Esto se contradice con los avances de la Agenda de Energía en iniciativas como la reforma al sistema de transmisión, la equidad tarifaria y los cambios a las licitaciones, además de la Política Energética 2050.

El desafío, por lo tanto, es que la industria aterrice su quehacer en la ciudadanía, tal como lo mostró la Encuesta, donde un 38% piensa que uno de los objetivos más importantes es informar y enseñar a los ciudadanos y estudiantes sobre energía.

Avanzar en este tipo de iniciativas también es un insumo estratégico para la materialización de proyectos de generación, especialmente si se considera que el 93% de los encuestados que conocen la tecnología dijo estar de acuerdo con la construcción de centrales eólicas; 91% con solares, mientras que el gas natural tiene el apoyo del 71% de los encuestados. Los proyectos que cuentan con menor acuerdo son las hidroeléctricas de embalse, petróleo, carbón y centrales nucleares.