Carlos Finat, director ejecutivo de Acera.

Opinión