Reales oportunidades de la industria eléctrica en la era digital

La combinación de tecnologías ofrece la oportunidad de mejorar la seguridad y confiabilidad de la red eléctrica mediante el análisis de datos generados por dispositivos inteligentes.

La industria eléctrica enfrenta grandes desafíos y también oportunidades en esta era digital. El desafío no es sólo optimizar procesos y modelos de negocio del core business, sino encontrar formas completamente nuevas de llevar a cabo negocios con analítica avanzada e inteligencia artificial. Evidentemente, para los ejecutivos eléctricos en Chile -siempre en su necesidad intrínseca de estructura- las preguntas son: ¿Por qué invertir en estas tecnologías? ¿Dónde está el valor?

Hoy, las empresas disponen de gigabytes de data y el desafío está en la interpretación para tomar decisiones en tiempo real. Aquí, los humanos estamos fuera del juego por nuestras capacidades físicas de analítica de datos. El camino de los profesionales es hacer sinergia con la tecnología para aumentar su productividad.

La combinación de tecnologías habilitantes como IoT, cloud computing y analítica avanzada ofrece cuatro grandes oportunidades en toda la cadena de valor del negocio eléctrico. La primera es mejorar dramáticamente la exactitud del mantenimiento de activos. La segunda: mejorar la planificación y programación de la fuerza de trabajo. La tercera es obtener una predicción exacta de la demanda de energía. Y la cuarta: mejorar la seguridad y confiabilidad de la red eléctrica mediante el análisis de datos generados por dispositivos inteligentes.

Las tecnologías con mayor inversión en el último tiempo son aquellas centradas en la experiencia del consumidor final. En países desarrollados la transformación digital del sector eléctrico ha provocado que el cliente final cambie sus patrones de consumo ponderando variables económicas y ambientales. Acá, las lecciones son dos. Primero: desarrollar una omni-canalidad digital para mejorar la relación y experiencia del consumidor final y segundo: desarrollar nuevos modelos de negocio a partir de la generación distribuida de ERNC, electromovilidad, almacenamiento de energía y tarifas flexibles.

Estas nuevas tecnologías habilitantes son las que sostendrán el negocio principal desde la utilización de los macrodatos. La oportunidad está en conectar adecuadamente con desafíos que cambien radicalmente el negocio y en articular el talento digital existente. Esa es la manera de extraer el valor del denominado ‘petróleo de nuestros tiempos’.