Ñuble y su potencial energético de cara al 2019

El desarrollo de la generación eléctrica en lo que es ahora la Región de Ñuble comenzó en 2003, con la entrada en operaciones de la primer planta de biomasa y petróleo de la empresa Paneles Arauco, a la que posteriormente de unieron las centrales Nueva Aldea I, II y III, pertenecientes a la misma empresa y que actualmente son un aporte en lo que respecta a las Energías Renovables No Convencionales.

La generación a partir de biomasa es sinónimo de energía estable, que otorga seguridad al sistema eléctrico, además de ser amigable con el medio ambiente, contribuyendo al proceso de descarbonización que se inició con la Mesa de Trabajo público-privada en esta materia.

Es así como, en este contexto, la Región de Ñuble, también está dando otros pasos hacia las energías renovables, pues este año se puso en servicio el parque solar El Cernícalo, en la comuna de Ninhue, perteneciente de la empresa OEnergy, dejando en evidencia el gran potencial energético que existe en el territorio, lo que abre el camino para desarrollar y aprovechar los recursos que actualmente no han sido explotados, y que significarán un gran aporte al desarrollo económico local y nacional.

Hoy la Región de Ñuble cuenta con 103 MW de capacidad instalada, posicionándose en el décimo cuarto lugar en el ranking del país. Ñuble participa con un 0,4% de la capacidad instalada, aportando con una generación de energía mensual de 41 GWh al Sistema Eléctrico Nacional, lo que es compuesto en 73% por el aporte de la biomasa y el restante 26,8% lo genera la tecnologías de las centrales hidráulicas de pasada.

Esta realidad plantea el desafío del gran trabajo que se viene por delante para desarrollar la estrategia regional, especialmente pensando en diversificar la matriz energética regional con el desarrollo de energías renovables que pueden dar el puntapié para incrementar la capacidad instalada en este territorio.

Es en este escenario que la agenda regional de energía pretende aprovechar el potencial de recursos de Ñuble, además de iniciativas vinculadas a la eficiencia energética y a la implementación de la electromovilidad en los centros de consumo de la región, lo que irá de la mano de un trabajo junto a las comunidades y demás organismos involucrados, como lo plantea la Ruta Energética 2018-2022.

Para ello hemos recorrido las 21 comunas de la Región de Ñuble para ver cómo podemos sacar adelante los recursos disponibles del territorio, de manera sostenible en materia ambiental y social.