Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

Los desafíos tecnológicos de la industria solar

Tenemos enormes desafíos para aprovechar de manera eficiente el gran potencial solar del país. El trabajo conjunto entre investigadores, empresarios y autoridades, nos permitirá seguir avanzando en la consolidación de una industria solar en Chile.

El avance que ha experimentado la energía solar en los últimos años es innegable. Desde unos pocos MW instalados a fines de 2013, hoy existen cerca de 2 GW y este proceso de crecimiento no se detendrá.

El surgimiento de una industria solar en Chile implica una serie de desafíos y oportunidades. Por un lado, las condiciones ambientales de las zonas desérticas hacen necesario el desarrollo de soluciones innovadoras para la operación y mantenimiento de plantas. Es fundamental contar con sistemas eficientes de limpieza de polvo, pues este degrada de manera importante la producción de las plantas fotovoltaicas en operación.

En otro plano, para que la energía solar fotovoltaica se integre de manera eficiente al sistema eléctrico, se requiere incorporar tecnologías de almacenamiento, tales como baterías, almacenamiento hidráulico, generación de hidrógeno, entre otras. Cada una está destinada a resolver necesidades específicas, entre las que se cuentan el almacenamiento de corto y largo plazo, la estabilización de la red, el arbitraje de precios, y la integración con sistemas de transporte, entre otras.

Otro importante desafío es la incorporación de la tecnología de Concentración Solar de Potencia (CSP), la cual no ha tenido el mismo desarrollo explosivo que la fotovoltaica. Según diversos estudios, la CSP tiene un enorme potencial en el país, con un rendimiento al menos 30% superior al de las plantas que hoy operan en España.

Se espera que en los próximos cinco años esta tecnología se consolide en Chile, pues tiene la gran ventaja de contar con almacenamiento térmico de muy bajo costo, ofreciendo energía despachable. Además, presenta una serie de oportunidades para el desarrollo de tecnologías, servicios, piezas y componentes a nivel local, pudiendo constituir el soporte para una industria que genere alto valor agregado y gran cantidad de empleos bien remunerados.

Finalmente, el abastecimiento de agua mediante desalación impulsada por energía solar es una gran oportunidad. Dado que uno de los principales costos en la desalación por osmosis reversa es la electricidad, contar con energía solar fotovoltaica a LCOEs bajo US$30/MWh, permite condiciones favorables para la desalación y bombeo.

La generación de energía solar conectada con grandes polos de desalación de agua de mar, permitiría producir agua para consumo humano, riego y uso industrial. Este tipo de iniciativas se pueden impulsar en la zona centro y norte del país, por ejemplo, mediante el sistema de concesiones.

Sin lugar a dudas, tenemos enormes desafíos para aprovechar de manera eficiente el gran potencial solar del país. El trabajo conjunto entre investigadores, empresarios y autoridades, nos permitirá seguir avanzando en la consolidación de una industria solar en Chile.

Temas Asociados