La relevancia estratégica de la iniciativa Energía +Mujer

Si en América Latina las mujeres participaran en todos los sectores de la economía, en igual porcentaje que los hombres y sin brecha salariales, la economía crecería en un orden del 34%.

En Chile las mujeres ocupan menos de 10% de las sillas de directorios, el 18% de cargos directivos y solo el 3% de las gerencias generales. Es así como actualmente hay planes como Energía +Mujer que apuestan por identificar y analizar las brechas y barreras que enfrenta la participación de las mujeres en el sector de energía, proponiendo acciones para hacer desaparecer esas brechas y barreras o bien disminuirlas en el corto y mediano plazo.

En Chile los índices más bajos con relación al trabajo de la mujer en cargos de liderazgo son asociados a empresas de rubros de energía y minería, lo que explica por qué este tipo de compañías están preocupadas de poner este tema en la mesa y establecer Indicadores Clave de Rendimiento (KPI en inglés) para dar vuelta las cifras, con el objetivo de igualar las oportunidades de sus empleados como estrategia de diversidad.

Estas estrategias quedan en evidencia a partir de la solicitud formal por parte de nuestros clientes de incorporar al menos el 50% de mujeres en procesos de selección dirigidos.

La relevancia de generar acciones de incorporación de la mujer en cargos de liderazgo es cada vez mas relevante para las compañías considerando que las empresas que cotizan en la bolsa y tienen mayor representación en su alta dirección tienes el 44% mas de ROI ( Return On Investment) y 47% más de utilidades.

Las dificultades de las compañías de energía recaen en la localidad de los proyectos y la dificultad que requiere el trabajo en turnos. Sin embargo, hoy el enfoque es realizar un trabajo en conjunto para poder flexibilizar las condiciones de trabajo y generar un mercado atractivo para la mujer en esta industria.

Debemos considerar que, si en América Latina, las mujeres participaran en todos los sectores de la economía, en igual porcentaje que los hombres y sin brecha salariales, esta crecería en un orden del 34%, por lo que no deja de ser una constante preocupación, tanto para los directorios de las principales compañías energéticas del país, como para el Ministerio de Energía en miras del crecimiento sostenido de la economía en los próximos años