Empoderando a los consumidores de electricidad

Cuando hablamos de mercado eléctrico en Chile generalmente pensamos en la generación y en los desafíos que esta tiene, olvidándonos muchas veces del lado del consumo. La ley de fomento a las energías renovables establece una obligación sobre los generadores y no sobre los consumidores, como sucede en países como Argentina y México.

Desviar la atención hacia el consumo de energía renovable nos demanda resaltar un principio fundamental: El tener un contrato de compraventa de energía con un generador renovable no asegura tener un suministro renovable. Por ejemplo, si existe un contrato con un parque eólico y este entra en mantenimiento, el usuario de electricidad será abastecido por el sistema eléctrico que contiene una mezcla de todos los tipos de energía generada en ese periodo, por lo que tener un contrato no es suficiente.

La forma de acreditar un suministro renovable es a través de la incorporación de sistemas de emisión y seguimiento de atributos que asocien un MWh generado con el consumido. Estos sistemas cuentan con un único registro y un emisor de certificados de atributos de energía llamados RECs (Renewable Energy Certificates). Los RECs contienen toda la información ambiental del origen de la energía generada y han sido oficialmente aceptados por el Protocolo de Gases de Efecto Invernadero (GHG Protocol), por corporaciones adheridas al Carbon Disclosure Project (CDP) y por la iniciativa RE100 (Renewable 100) que reúne cerca de 130 empresas que han comprometido abastecerse 100% de energía renovable representando una demanda agregada de 160 TWh.

El I-REC Standard y la Bolsa Climática de Santiago (SCX) se han asociado para emitir IRECs (International Renewable Energy Certificates) en Chile. Con esto, los generadores de energía renovable podrán registrar directamente sus plantas con un actor local para luego comenzar a vender IRECs a sus clientes finales, a traders internacionales o a otros consumidores de electricidad. De esta forma, los tenedores de IRECs tendrán un instrumento creíble y validado internacionalmente para reportar cero emisiones de carbono provenientes de su suministro eléctrico, declarar que sus productos o servicios han sido producidos con energía renovable, o bien declarar que están apoyando la promoción de energía renovable.

La implementación de sistemas como el I-REC Standard contribuye a la creación de un mercado voluntario de consumo eléctrico donde los consumidores, empresas o ciudadanía en general, tienen la opción de elegir el tipo de electricidad con la que quieren ser abastecidos sin necesidad de realizar cambios en la reglamentación.

El empoderamiento de los consumidores de electricidad es un factor clave para asegurar una exitosa transición energética.