En el segundo semestre de este año la empresa eléctrica Saesa pretende poner en servicio las primeras dos  subestaciones digitales en el Sistema Eléctrico Nacional. Se trata de Remehue y La Misión, ubicadas en la Región de Los Lagos, cuyos detalles son indicado a ELECTRICIDAD por Marcelo Matus, gerente de transmisión del. Grupo Saesa.

«Ya están adjudicados los contratistas principales tanto para el ámbito civil electromecánico como para control y protecciones», señala el ejecutivo.

¿Cuáles son las principales características técnicas que tendrán estas subestaciones digitales?

La diferencia fundamental entre una subestación convencional y una digital está en cómo se implementa el sistema de control y protecciones de ésta, el cual es el cerebro de la subestación. En las SSEE convencionales el sistema de control y protecciones está basado en conexiones de cables (alambrados de cobre) entre los gabinetes de los equipos de patio y los ubicados en sala de control. En las subestaciones digitales el sistema de control y protecciones se basa esencialmente en esquemas o arquitecturas de comunicaciones en el cual los equipos se relacionan o comunican por Fibra Óptica bajo el Estándar IEC61850.

Lo anterior si bien puede parecer o sonar algo simple, hay que entenderlo como un cambio o impacto potente y favorable en los diseños de muchas de las instalaciones que forman parte de una subestación, en los tiempos de ejecución de obras y por supuesto en la reducción por simplicidad en las etapas de comisionamiento y puesta en servicio de los proyectos.

¿Qué impacto tendrán para las operaciones de Saesa en la zona y para el sistema eléctrico nacional?

En este punto el ideal es referirse a la operación y mantenimiento como un todo. Los expertos estiman que existe una reducción de más del 50% en los costos de operación y mantenimiento. En efecto, principalmente la reducción de costos será en mantenimiento toda vez que las instalaciones se reducen bastante. Pasaremos de un gran conjunto de cables de cobre recorriendo canaletas a algo más de un par de cables de Fibra Óptica (F.O) en ductos enterrados; además, los mismos cables de cobre que llegaban a borneras en gabinetes de sala de control ahora sólo serán algunos cables de F.O y conectores para recepción/transmisión. En pocas palabras, es esperable que bajo el esquema de subestación digital no sea necesario hacer mantenimientos importantes.

En cuanto a la operación, el hecho de que el sistema sea digital abre un gran espectro en lo que respecta a la señales, comandos, alarmas y en general a todos los datos que son posible obtener de la instalación, los comandos remotos, la interrogación de estados a distancia y por supuesto la velocidad de procesamiento de todo ello.

[LEA TAMBIÉN: Cuatro aspectos de seguridad para subestaciones eléctricas]

¿Cuáles son los principales aspectos de ingeniería y de tecnología de estas subestaciones?

Si bien algo ya se ha mencionado, la ingeniería estará basada en desarrollar una arquitectura de comunicaciones en la cual los enlaces serán en Fibra Óptica y bajo el Estándar IEC61850. Esto implica Interoperabilidad entre fabricantes mediante la unificación de protocolos. Mejora de la estabilidad de la instalación, simplificación de la ingeniería, racionalización de la información y reducción del cableado sustituyéndolo por una red LAN.

Cabe mencionar también que la transformación de señales análogas a digitales, será realizada en patio por unidades denominadas «Merging Units» ubicadas en zonas cercanas a los equipos primarios. Estos gabinetes recogerán las señales analógicas y también digitales provenientes de los TTMM (Transformadores de Medida, TTCC y TTP), interruptores, desconectadores, etc. Desde aquí se dispondrá una fibra óptica que llevará las señales digitales y análogas al interior de la caseta de control y comunicaciones.

¿Cuánta inversión supone este proceso?

Si hablamos de una subestación AT/AT en un nivel de tensión de 66 kV en configuración barra simple más transferencia con 3 paños de línea, se alcanza una inversión del orden de los 5 millones de dólares.
Cabe destacar que los costos asociados al suministro del sistema de control y protecciones aumenta dada la nueva tecnología a aplicar. No obstante, esa mayor inversión se ve disminuida en el global del proyecto por la reducción de obras civiles en canaletas y salas, el menor gasto en suministro de cable de cobre y principalmente la disminución de tiempo en el desarrollo del proyecto tanto en su fase constructiva como de comisionamiento y PES.

Al tratar el tema inversión en los proyectos, no podemos dejar de referirnos a cómo impactará en la Operación y el Mantenimiento, ítem relevante al momento de la toma de decisiones. Las subestaciones digitales cómo se señaló anteriormente, se espera reduzcan a menos de un 50% el costo en este ámbito. Creemos fehacientemente que esta tecnología llegó para quedarse y marcará tendencia en la forma de construir, operar y mantener las subestaciones en el futuro.