Una utilidad neta de US$111 millones registró Engie Energía Chile en 2019, lo que representó un aumento de 8% respecto del mismo período del año anterior, debido a impactos no recurrentes, tanto en el segundo trimestre de 2018 como en el segundo y cuarto trimestre de 2019, por el reconocimiento del menor valor contable de las unidades de generación a carbón cuyos cierres fueron anunciados (“impairment” de unidades 12 y 13 en 2018 y unidades 14 y 15 de Tocopilla y CTM1 y CTM2 de Mejillones en 2019).

«Excluyendo estos efectos no recurrentes, la utilidad neta en 2019 habría sido de US$244 millones, un incremento de 56% en comparación con la utilidad sin efectos no recurrentes de US$156 millones en 2018», informó la generadora.

Por su parte, el Ebitda registró un aumento de 42% en comparación con el año anterior, al anotar un total de US$534,9 millones. De acuerdo a los resultados enviados a la Comisión para el Mercado Financiero, este incremento se explica por las mayores ventas de energía en el segmento de clientes regulados de la zona centro-sur del Sistema Eléctrico Nacional.

En tanto, los ingresos operacionales alcanzaron los US$1.455 millones, aumentando 14% en comparación con el mismo periodo del año anterior. Esto se debió principalmente a mayores ventas de energía en el segmento de clientes regulados producto del aumento en la demanda contratada por las compañías distribuidoras del centro-sur del SEN.

[LEA TAMBIÉN: Colbún registró ebitda de US$697 millones en 2019]

Proyectos

En octubre de 2019 la compañía lanzó su plan de inversión en activos de generación renovable por 1.000 MW de capacidad instalada, cuya primera etapa consta de tres proyectos que se construirán en la Región de Antofagasta. Se trata del parque eólico Calama y la planta solar Capricornio, que ya iniciaron su construcción, y de la planta solar Tamaya con inicio de construcción está previsto para el primer trimestre de 2020. Estos tres primeros proyectos tendrán una capacidad instalada de 370 MW y generarán cerca de 1.000 empleos directos en momentos punta de contratación.

En el plan de descarbonización y la transformación energética de la compañía, a fines de 2019 y principios de 2020 EECL alcanzó importantes acuerdos en los mercados internacionales. Así, en diciembre de 2019 la compañía suscribió una carta de intención con el Inter-American Development Bank Group (IDB Group) para la estructuración de un crédito a largo plazo por hasta US$125 millones.

De la misma forma, a fin de enero de 2020 la compañía concretó la emisión de bonos corporativos en el mercado norteamericano por un monto de US$500 millones y un plazo de 10 años una tasa de interés de 3,4% anual, que será cancelada semestralmente.

También se indicó en mayo de 2019 la compañía comunicó la suscripción de contratos en virtud de los cuales se acordó la compra de la central fotovoltaica los Loros con una capacidad aproximada de 54 MW y del parque fotovoltaico Andacollo con una capacidad aproximada de 1,3 MW.