Una mayor agilización en el proceso para desarrollar obras de transmisión ante el dinamismo que vive la industria por la incorporación de energía renovables, es el principal impacto que aprecia Javier Bustos, director de Estudios y Regulación de Empresas Eléctricas A.G., en los cambios a la resolución 360 de la Comisión Nacional de Energía (CNE), donde se establecen los requisitos y condiciones aplicables a las interconexiones de transmisión en el sistema eléctrico nacional, sin que formen parte de la planificación.

«Los impactos que estamos viendo es que se agilice el proceso para obras de transmisión que son necesarias y que son urgentes, dado el dinamismo que está teniendo el sector eléctrico en cuanto a la incorporación de energías renovables», afirma el especialista.

«Sabíamos que el regulador venía pensando en alternativas, justamente porque cada vez había una demanda mayor por obras urgentes, pero como en la resolución anterior se contaba con un plazo de hasta 36 meses, que debía considerarse, con esta modificación el regulador cuenta con mayor flexibilidad para aprobar obras que realmente sean urgentes», sostiene Bustos.

Dentro de los cambios se indica que los plazos de la entrada en operaciones de los proyectos deberán ser estimados en función de los plazos que tenga la planificación, licitación y construcción de la obra, incluyendo sus particularidades y la zona en que se emplazará.

[LEA TAMBIÉN:Sistemas de almacenamiento son incluidos como obras necesarias y urgentes para el sistema eléctrico] 

La modificación del artículo 4 de la resolución de la CNE señala que «se entenderá que una obra de transmisión es necesaria y urgente si se requiere para asegurar el abastecimiento de la demanda y, si en el caso de que fuera considerada en el siguiente proceso de planificación, su fecha estimada de entrada de operación fuere posterior a la fecha en que se prevé que se verificará la necesidad de abastecimiento de la demanda».

Además se indica que los sistemas de almacenamiento y la infraestructura para la prestación de servicios complementarios se considerarán como obras de transmisión necesarias y urgentes en la conexión de proyectos de generación.

En este sentido, Bustos sostiene que «es interesante que esto no se piense solamente como que estas obras urgentes tengan que ser líneas de transmisión o tengan que ser ampliación de subestaciones, sino que se entienda un concepto más amplio que va en la línea de flexibilidad del sistema eléctrico».