GNL Mejillones (GNLM), controlada por Engie (63%) y GNL Ameris IPM, inauguró una  estación de carga de GNL en camiones cisternas (Truck Loading Station en inglés), con lo cual suministrará gas natural en la zona norte del país, entre Copiapó y Arica, a través de camiones -cisterna.

La nueva instalación tiene una capacidad de carga inicial de 15 camiones por día, lo cual corresponde al 10% de la capacidad actual del terminal, lo cual prevé incrementarse pues el proyecto total considera tres bahías de carga más, pudiendo llegar hasta 60 camiones por día de capacidad en los próximos años.

La nueva estación de carga se enmarca en un plan de inversión de US$15 millones que GNL Mejillones ha venido desarrollando en los últimos años, con el objetivo de avanzar en eficiencia energética de las instalaciones.

De acuerdo con las estimaciones de la empresa, el gas natural puede reducir emisiones de CO2 en los consumos por hasta 30%, por lo que, completando este plan, se tendrá capacidad para evitar emisiones por hasta 400 mil toneladas de CO2 al año, lo que representa aproximadamente al 20% de las emisiones directas de CO2 de procesos estacionarios de la industria y minería en el norte.

[LEA TAMBIÉN: AGN: «es posible obtener importantes beneficios sociales y económicos con un mayor uso del gas»]

La planta TLS, que se construyó en nueve meses, en un primer inicio contará con dos usuarios de las instalaciones: Engie y Enap.

Además se informó sobre los avances que existen con la empresa minera Glencore para abastecerla del combustibles, considerando que en su fundición de alto norte cuentan con una planta satélite de regasificación para sus procesos.

«En GNLM promovemos el uso del gas natural como fuente de energía limpia, con muy bajas emisiones, con la capacidad de entregar un suministro continuo para la generación eléctrica, para procesos mineros e industriales, y para transporte pesado, a precios realmente competitivos», señaló Gustavo Schettini, gerente general de GNLM.