El potencial estimado para Chile a 2030 en exportaciones al extranjero de hidrógeno verde, producido con energía renovable, como la solar, podría superar los US$ 8.800 millones, significando una «enorme posibilidad de desarrollo para Chile», según expresó Ana María Ruz, directora del área de Desarrollo Tecnológico del Comité Solar e Innovación Energética de Corfo.

La especialista fue una de los participantes del seminario en que se inició la «Misión Cavendish», cuyo objetivo es apoyar el desarrollo de proyectos de Hidrógeno Verde en Chile, incentivando y preparando al sector público, privado y académico «para una serie de actividades y eventos de carácter internacional que se desarrollarán entre fines de mayo y principios de junio del 2020 con miras a impulsar la agenda económica del país en esta materia».

La iniciativa es organizada por el Comité Solar e Innovación Energética, la Asociación Chilena de Hidrógeno (H2 Chile) y el Club de Innovación, con el apoyo del Ministerio de Energía de Chile.

Potencial

El seminario fue abierto por el ministro de Energía, Juan Carlos Jobet, quien destacó el hidrógeno verde representaría el 20%de las metas establecidas por Chile en materia de carbono neutralidad, por lo que valoró el potencial que tiene a futuro para convertirse «en un polo de desarrollo, y puede ser la mejor manera que tengamos para exportar energía solar y eólica».

La autoridad planteó la necesidad de que los actores públicos y privados se pongan de acuerdo en una estrategia para desarrollar el hidrógeno, lo que fue compartido por Eduardo Bitran, presidente del Club de Innovación, quien indicó que además se deben promover proyectos piloto de hidrógeno en regiones, con el apoyo de empresas, resaltando que rol que tiene en este ámbito el Instituto de Tecnologías Limpias que Corfo implementará en Antofagasta.

Posteriormente, Hans Kulenkampff, presidente H2 Chile, y Max Correa, director ejecutivo del Comité Solar e Innovación Energética de Corfo, abordaron las características del mercado internacional de hidrógeno y su potencial, precisando que a 2050 su producción llegará a 650 megatoneladas producidas al año.

Según Correa, las estimaciones para el uso del agua para la producción de hidrógeno en Chile, con el fin de reemplazar el uso del combustible diésel en la industria minera, indican que se necesitarían 200 litros por segundo, lo cual es más bajo respecto a los usos de agua que realizan las plantas desalinizadoras en el sector minero.