(La Tercera-Pulso) Los precios del petróleo cayeron un 1% el martes, en la última sesión de 2019, pero registraron su mayor ganancia anual en tres años, apoyados por la menores tensiones comerciales entre Estados Unidos y China y los recortes al suministro de los principales productores mundiales.

En 2019, el Brent sumó alrededor de un 23% y el WTI escaló un 34%, las mayores ganancias para ambos en tres años, apoyados por el reciente avance en las negociaciones entre Washington y Pekín y por los recortes al bombeo acordados por la alianza OPEP.

Analistas no esperan que los precios se muevan con fuerza en alguna dirección el 2020. El Brent rondaría alrededor de US$63 el barril, mostró un sondeo de Reuters este martes, una baja modesta desde sus actuales niveles, a medida que los recortes de producción compensan la menor demanda.

En el último año, el incremento en el bombeo de Estados Unidos compensó la reducción de oferta emprendida por la OPEP, liderada por Arabia Saudita y derivada también de las sanciones de Washington sobre Venezuela e Irán. La baja demanda, incluso en las economías desarrolladas, se mantiene como una preocupación central de cara al 2020.

[VEA TAMBIÉN: Parte el auge del petróleo en Guyana: Empresas comienzan extracción que «promete» hacer crecer el PIB 86% en 2020]

En la sesión de este martes, el contrato Brent bajó 67 centavos, o un 1%, a US$66 el barril. El West Texas Intermediate (WTI), en tanto, descendió 62 centavos, o un 1,01%, a US$61,06 por barril.

Por otra parte, el presidente Donald Trump dijo que la Fase 1 del acuerdo con China se firmará el 15 de enero en la Casa Blanca. El tratado ha apuntalado la producción de las fábricas, con lo que la actividad manufacturera china aumentó por segundo mes seguido.

Asimismo, los inversionistas estaban nerviosos por las tensiones en Oriente Medio, donde miles de manifestantes y milicianos se congregaron afuera de la embajada estadounidense en Bagdad para rechazar los ataques aéreos de Estados Unidos contra milicias iraquíes.