A medida que vaya disminuyendo la brecha de precios entre los vehículos convencionales y los eléctricos, aumentando la demanda de estos últimos, junto al desarrollo de incentivos en infraestructura de carga, se irá incrementando la competencia en el mercado nacional de la movilidad eléctrica, la cual ya está dando sus primeros pasos, de acuerdo con lo señalado a ELECTRICIDAD por parte de especialistas del sector.

Según el análisis de los expertos un factor clave para el avance de la competencia en el mercado es la reforma a la distribución, donde se considera abrir el número de oferentes para diversificar la oferta en electromovilidad.

Reforma

Claudio Huepe, académico del Centro de Energía y Desarrollo Sustentable de la Universidad Diego Portales, señala que la posibilidad de tener nuevos actores, a partir de la reforma que se haga a la distribución, «abre oportunidades para desarrollos específicos orientados a generar mejores condiciones a la electromovilidad», aclarando que el desarrollo más específico «estará vinculado a la expansión de la movilidad eléctrica y a las políticas complementarias que se instalen».

Para Danilo Nuñez, presidente ejecutivo de Elmov, además de la reforma a la distribución, conocida también como «Ley larga», que ingresará el próximo año al Congreso, es necesario seguir con la «elaboración de nuevas normas de diseño de electro cargadores en el ámbito inmobiliario».

A su juicio, es imperativo «estar preparados para los nuevos diseños de edificios con reglas claras por ejemplo de ubicación en estacionamientos de electrocargadores, cantidades mínimas de electro cargadores (o porcentajes por cantidad de depertamentos), dimensiones de ductos, cableado, amperajes necesarios y cálculos de carga eléctrica, sobre el sistema local y de red que garantice la carga adecuada y segura de todos los vehículos eléctricos en todas las ubicaciones de forma simultánea.

Andrés Pesce, gerente de Sustentabilidad y Nuevos Negocios de Fundación Chile, señala que se debe mejorar la infraestructura de carga, «incluso cuando esto se haga masiva se va a tener que mejorar el sistema de gestión de demanda».

«En los barrios donde todos los autos llegan a cargar en la noche al mismo tiempo, la red no va a dar, entonces hay que tener un sistema de gestión de demanda como lo hay hoy en países como Noruega, donde tu enchufas tu auto pero se conecta a la electricidad a una cierta hora coordinada con el resto de los vecinos del barrio, con el fin de las redes no pierdan estabilidad. Hay muchas cosas por hacer, pero creo que esta es una tendencia incontrarrestable tanto por el lado de los consumidores, la oferta y el regulador que va a estar impulsando esto», precisa el ejecutivo.

[VEA TAMBIÉN: Electromovilidad: alistan consulta pública para infraestructura de carga]

Competencia

Según los especialistas, la competencia en el incipiente mercado local de electromovilidad irá aumentando en la medida que se masifique la comprar de vehículos eléctricos, lo cual incrementará la demanda de energía, por lo que se requerirán líneas de distribución más robustas.

«Chile es un mercado competitivo y en la medida que haya demanda, mas marcas van a querer venir a Chile. ¿Cómo lo puedes acelerar? Hay personas que dicen que sería bueno poner incentivos, ya sea de impuesto o cuotas de maneras de poder interesar a las marcas por que el mercado chileno es un mercado competitivo, pero es un mercado chico, entonces para que marcas como Toyota u otras traigan acá sus modelos, tienen que tener un volumen mínimo de potencial de venta para hacer los esfuerzos comerciales y logísticos. Yo no tengo duda de que en el futuro va a ver un mercado profundo y competitivo de autos eléctricos», afirma Andrés Pesce.

De acuerdo con Claudio Huepe, para profundizar la penetración de tecnologías y servicios en el mercado es necesario el desarrollo de un sistema de transporte eficiente.

En esto concuerda Andrés Pesce: «Es importante avanzar en la infraestructura de carga, en temas de estándares de carga y en incentivos de algún tipo. Por ejemplo, se podría poner un peaje para entrar al centro de Santiago, pero que los autos eléctricos estén exentos de este pago. Probablemente tiene mucho sentido empezar con flotas, como el transantiago. Lo importante es que se está dando una demanda importante, la gente quiere tener vías de movilización más sostenible y en la medida en que bajen de precios esto va a estallar».