Incorporar al mecanismo de potencia las necesidades de capacidad flexible del sistema eléctrico, separando el modelo actual en una componente de necesidad de flexibilidad del sistema y en requerimientos de suficiencia, es una de las principales propuestas que tiene el estudio de la consultora Inodú para GIZ Chile.

El documento también plantea modularizar la capacidad de cada unidad en atributos de capacidad de generación flexible efectiva y sin flexibilidad efectiva.

El estudio fue encargado con el objetivo de apoyar al Ministerio de Energía y aportar a la definición de una estrategia que incorpore la flexibilidad al mercado eléctrico chileno, por lo que analizó distintas alternativas para mejorar el diseño de esta industria nacional.

[VEA TAMBIÉN: Servicios Complementarios: los últimos cambios realizados por el Coordinador Eléctrico Nacional]

Es así como también se definieron los requerimientos de flexibilidad operacional para el sistema eléctrico, proponiendo alternativas de modificación, las que se relacionan con la adecuación eficiente del sistema para abastecer la demanda neta.

Otras definiciones son la programación de la operación de corto plazo; la respuesta del sistema ante contingencias y su relación con las necesidades zonales de control rápido de frecuencia; la señal de costo en el mercado spot; la asignación de costos fijos de operación; el perfeccionamiento de la definición de modelos de participación de mercado para sistemas de almacenamiento; y  el mercado de potencia.

Más información:  http://www.energia.gob.cl/mini-sitio/estrategia-de-flexibilidad.