(Emol) Empresas de combustibles fósiles, que durante años han explotado reservas de petróleo, gas y carbón, pueden ser las responsables de un tercio de las emisiones de gases de efecto invernadero, de acuerdo a un estudio que fue publicado este miércoles.

Según indicó el medio británico The Guardian, las 20 principales compañías del rubro han contribuido con el 35% de todo el dióxido de carbono y metano en materia energética, desde 1965. Esta cifra corresponde a 480 mil millones de toneladas equivalentes.

En el listado se encuentran 8 compañías privadas como Chevron, de Estados Unidos y la neerlandesa Shell. Además, se mencionan 12 empresas estatales. En este sentido, Saudi Aramco, de Arabia Saudita, es el principal contaminante de propiedad estatal, ya que ha producido el 4,38% del total mundial. Petrobras de Brasil, Gazprom de Rusia y Petróleos de Venezuela también integran la lista.

El análisis, realizado por Richard Heede del Instituto de Responsabilidad Climática de Estados Unidos, evaluó lo que las grandes corporaciones globales han extraído en materia de recursos y sus emisiones posteriores desde 1965.

Luego de la investigación se concluyó que el 90% de las emisiones de las empresas mencionadas provienen del uso de sus productos, como gasolina, gas natural y carbón.

[VEA TAMBIÉN: Enap proyecta reducir sus emisiones de gas particulado en la comuna de Hualpén]

De acuerdo al medio británico, las empresas estatales y las multinacionales continuaron expandiendo sus operaciones a pesar de conocer el impacto de la industria producía en el planeta.

Uno de los principales científicos medioambientales en el mundo, Michael Mann, realizó un pedido a los políticos para que tomen medidas en la próxima COP que se realizará en Chile y controlar las actividades de las compañías de combustibles fósiles.

«La gran tragedia de la crisis climática es que 7.500 millones de personas deben pagar el precio, en forma de un planeta degradado, para que un par de docenas de intereses contaminantes puedan continuar obteniendo ganancias récord. Es un gran fracaso moral de nuestro sistema político que hayamos permitido que esto suceda», comentó el medio inglés.

Heede, autor de la investigación manifestó que las compañías tenían una «responsabilidad moral, financiera y legal significativa por la crisis climática, y una carga proporcional para ayudar a abordar el problema».