(El Mercurio)  Un lento transitar ha tenido el proyecto en el Congreso, con el que se busca ajustar la rentabilidad actual de 10% a la que acceden las empresas de distribución eléctrica y que se encuentra garantizada por ley.

Se trata de la ley corta, con la que se establecen bandas de entre un 6% y 8% de retornos para este tipo de compañías, articulado que ya fue aprobado con un acuerdo transversal en la Cámara de Diputados. A su vez, cambia el cálculo de tarifas.

No obstante, el avance del proyecto no ha sido igual en la comisión de Minería y Energía del Senado, donde sus integrantes apuntaron a contar con un estudio más acabado de la iniciativa, pese a lo acotado de los plazos que maneja el Gobierno para que se incluyan las nuevas tasas en el cálculo de tarifas que se realizará en 2020.

[Siga leyendo esta noticia en El Mercurio]