(El Mercurio) Tras las licitaciones de energía ocurridas en 2016 y 2017, que impulsaron un descenso en los precios, no fueron pocos los grandes consumidores que optaron por renegociar sus contratos vigentes y otros por moverse de segmento y convertirse también en clientes libres, aprovechando un cambio legal desde 2015.

Hoy representan un espectro amplio, que va desde grandes mineras hasta pequeño comercios y edificios, pasando por industrias, plantas de procesos, retailers, hospitales y bancos, entre otros.

Si al cierre de 2015 eran 74 las empresas que contrataban su electricidad directo con una generadora y representaban el 45% del consumo total de energía, de acuerdo con datos del Coordinador Eléctrico Nacional, y según cifras de la Comisión Nacional de Energía (CNE) actualizados a agosto, actualmente los clientes libres son 801 y consumen el 59% de la energía que se produce en el país.

[Siga leyendo esta noticia en El Mercurio]