(La Tercera-Pulso) Luego del ataque a dos refinerías saudíes de la petrolera estatal Aramco, la principal del mundo, los analistas hacen sus apuestas para los precios del crudo: podría subir hasta los US$100 por barril, además de aumentar la prima de riesgo a causa de la vulnerabilidad de las instalaciones de crudo.

El ataque, llevado a cabo con diez drones, supone una reducción de cerca del 50% en la producción de la estatal Aramco. Además, implica una baja de 5,7 millones de barriles por día, es decir, alrededor de un 6% del suministro mundial.

Los precios del Brent suben US$ 11,73 hasta los US$ 71.95 por barril en las primeras operaciones en Singapur, lo que supone un incremento de 19%, mientras los futuros del WTI suben 15% en Wall Street hasta los US$63,34. En tanto, la bolsa de Arabia Saudita cae 1%.

A raíz de las dudas, el gobierno de ese país informó que este domingo comenzaron las obras para reparar la instalaciones, mientras Estados Unidos ofreció sus reservas para garantizar suministro mundial en caso de ser necesario. A su vez, Arabia Saudita aseguró que los inventarios permitirán cubrir la demanda de sus clientes.

Para el mercado mundial del petróleo, los 5,7 millones de barriles por día que Arabia Saudita detendrá, es la peor interrupción repentina de la historia, superando la pérdida de suministro de petróleo kuwaití e iraquí en agosto de 1990, cuando Saddam Hussein invadió a su país vecino. También excede la pérdida de producción de petróleo iraní en 1979 durante la Revolución Islámica, según datos del Departamento de Energía de EEUU.

Las dudas del mercado

Las medidas de contingencia y el apoyo de Estados Unidos no lograron calmar del todo a los inversionistas, quienes estarán atentos a los movimientos del crudo el lunes.

Si bien la capacidad de Arabia Saudita para frenar los efectos será determinante para los precios, el mercado desconfía en la seguridad de las instalaciones de Aramco. Los rebeldes hutíes chiitas de Yemen han atacado en múltiples ocasiones a la estatal que prepara su entrada a bolsa.

[VEA TAMBIÉN: Arabia Saudita ya no es el principal productor de petróleo del mundo]

El gobierno quiere situar en el mercado bursátil alrededor de un 5% de su petrolera estatal en 2020 o 2021 y captar unos US$100.000 millones, en lo que podría convertirse la mayor salida a bolsa de la historia.

Para los expertos, lo ocurrido el sábado confirma la vulnerabilidad de las instalaciones petroleras, “lo que significa que la prima de riesgo del petróleo debe aumentar”, destacó Bill Farren-Price, director del RS Energy Group, con sede en Londres.

“Si pueden restablecer rápidamente la producción o al menos asegurar a los mercados que pueden, quizás no se vea un enorme aumento de los precios”, declaró Robert Rapier, experto en energía,en la revista Forbes.

Según indica un artículo de Noticias de Israel, el mercado pronostica un incremento de entre US$5 a US$10

En esa línea, el analista Christyan Malek de J.P Morgan afirmó que los precios podrían registrar alzas de entre US$3 a US$5 en el corto plazo.

“El mercado ha estado sonámbulo en cuanto a la prima de riesgo en la región, centrándose desproporcionadamente en el riesgo para el crecimiento de la demanda y la oferta de petróleo. Este ataque introduce una nueva e irreversible prima de riesgo en el mercado”, dijo Malek a Noticias de Israel.

Una visión menos optimista es la que tiene el analista de Rapidan Energy, Bob Mcnally, quien anticipa un incremento en los precios del crudo de al menos US$15 por barril.

“Los precios del crudo subirían al menos 15-20 dólares por barril en un escenario de perturbación de siete días y llegarían hasta los tres dígitos en un escenario de 30 días. Esto no incluye lo que es probable que sean elevadas (si es difícil de modelar o predecir) las primas para reflejar la reducción a cero de la capacidad de producción global sobrante en medio de los riesgos de interrupción, acumulación y sentimiento de pánico”, afirmó Mcnally a Noticias de Israel.

Gary Ross de Black Gold Investors destacó que ataques de este tipo son difíciles de revertir, lo que incrementará los riesgos, y en efecto, subirá los precios.

“El corazón de la industria petrolera saudita ha sido atacado con éxito, así que busquen precios que suban sustancialmente a 65-70 dólares por barril. Estos ataques son difíciles de detener y podrían ocurrir periódicamente. El mercado tiene que ponerle precio a este riesgo”, dijo Ross a Noticias de Israel.