«Chile es un foco estratégico para desarrollar temas de electromovilidad». Así lo sentencia a ELECTRICIDAD Javier Pastorino, CEO de Siemens para Sudamérica, quien destaca los avances que se materializan en el país en materia de incorporación de buses eléctricos y en infraestructura de cargas, áreas en las que la empresa también trabaja a nivel internacional.

«Estamos trabajando el concepto de «business to society», en que la idea es trabajar para alcanzar las metas de reducción de emisiones para enfrentar el cambio climático, a partir de la tecnología, por lo que estamos trabajando en varios frentes con energías renovables, descarbonización y con la electrificación como un medio eficiente para disminuir la contaminación, dentro de la transición energética», sostiene el ejecutivo.

Y añade: «dentro de todo este esquema, uno de los capítulos es la electromovilidad, en que el transporte es uno de los componentes más importantes, lo que incluye buses, porque este va a ser uno de los pilares en la reducción de las emisiones».

[VEA TAMBIÉN: Electromovilidad: Cómo Chile se ha transformado en un referente internacional]

Pastorino afirma que actualmente la empresa trabaja «en lo que tiene que ver con buses y automóviles en distintas tecnologías de carga eléctrica y de optimización en cuanto al uso de baterías, donde tenemos proyectos desarrollados en Europa y Estados Unidos».

Es en esta línea que el representante regional de Siemens destaca la importancia de Chile, afirmando «que es pionero en la adopción de nuevas tecnologías, donde se están dando los primeros pasos hacia la electromovilidad. Vemos que hay una curva exponencial en la adopción de tecnologías en los últimos cuatro años, pero estamos recién en una etapa inicial, con lo cual los potenciales son enormes».

«Para nosotros, Chile para nosotros es un foco estratégico para desarrollar la electromovilidad. Nuestra estrategia está orientada a lo que es electrificación, automatización, digitalización y automatización, los cuales son el contenido estratégico, desde estaciones de carga, mecanismos de extracción eléctrica dentro de los buses y una capa de digitalización para analizar la gran cantidad de datos que esto genera para analizar la inteligencia global de la vida útil y la condición de operación de las baterías», concluye Pastorino.