(El Mercurio de Valparaíso) En los próximos días partirán los alegatos en la causa abierta por el recurso de protección interpuesto por el senador Francisco Chahuán (RN) ante la Corte de Apelaciones de Valparaíso el 2 de agosto, luego que ocurrieran múltiples varamientos de carbón en la playa de Ventanas, en Puchuncaví. Hasta la fecha, ya fueron detectados 130 episodios de este tipo.

De la acción judicial -que busca amparo legal para que se efectúen estudios por posibles efectos perjudiciales a la flora, fauna y la salud de las personas- también participan dirigentes sociales y autoridades de Quintero y Puchuncaví en contra de las empresas AES Gener, Puerto Ventanas y quienes resulten responsables por estos hechos.

Sobre la situación, el senador Chahuán, quien participó de una visita inspectiva al lugar junto a expertos medioambientales, manifestó su preocupación y dijo que es necesario que la situación se investigue para ver los posibles efectos nocivos al medioambiente y la población.

«Por supuesto que el carbón tiene efectos negativos para la biodiversidad que acá se encuentra. Es increíble que las empresas todavía no corrijan los errores de procedimiento en el proceso de descarga que provocan los vertimientos. Más penoso aún es que a las empresas no les importe el enorme daño que están provocando», aseveró el parlamentario.

[VEA TAMBIÉN: Marina dispone que 2 buques estudien a fondo últimos varamientos de carbón]

En tanto, el exdirector regional de la Comisión Nacional del Medio Ambiente (Conama), Gerardo Guzmán, precisó que «los informes emitidos hasta ahora y la postura de las empresas es que el carbón es un material inocuo y eso es falso. El carbón tiene compuestos muy peligrosos, como los hidrocarburos aromáticos policíclicos y otros metales pesados. Eso tiene efectos en las personas y sobre todo en los animales y la flora».

Situación recurrente

Semana a semana en la playa de Ventanas se detectan varamientos de carbón que son denunciados y calificados como una situación «insostenible».

La vocera de la agrupación Mujeres en Zona de Sacrificio, Katta Alonso, recalcó que el hecho «es una vergüenza y una burla. Lo tenemos todas las semanas, yo no sé qué se está esperando para tomar las medidas y corregir la situación».

En la Intendencia, en tanto, se han llevado a cabo dos mesas de carbón, pero aún no hay información concluyente.