(La Tercera-Pulso) Que se acabó el tiempo de negociar, que los hechos de la ciencia no se discuten, que no se puede dejar todo en las manos de los poderosos y que hay que ser muy torpe o poco empático para no querer hacer algo frente al cambio climático. Ese fue parte del mensaje del Champion de la COP25, Gonzalo Muñoz, en medio de los recientes cuestionamientos de algunos empresarios frente a los compromisos que pudiera adoptar Chile tras el paso del evento por el país.

El mensaje fue entregado por Muñoz en el contexto del seminario “Los desafíos de las empresas frente al cambio climático”, organizado por el HUB Sustentabilidad de PULSO que se realizó este martes en la Facultad de Comunicaciones de la PUC. Además, el fundador de TriCiclos comentó que el hacer frente al cambio climático no es un capricho. “Esto no es una leserita que se le ocurrió hacer a alguien porque es bonito”, dijo.

En esa línea, el champion dijo que uno de los objetivos de este debate es construir un modelo de desarrollo que destaque por el aire limpio, por tener más áreas verdes. “Que alguien me explique dónde están las externalidades negativas de ese modelo (…) Yo puedo respetar a quien tiene la ignorancia de no entender el valor de la ciencia, pero me cuesta mucho entender la falta de empatía que puede haber respecto de la evidencia de la injusticia que tiene la crisis climática hoy en día”, y agregó que el cambio climático es mucho más crudo en las regiones extremas o las personas que viven de la agricultura que “en una oficina en El Golf o en Wall Street. Por lo tanto, requiere de un mínimo grado de empatía en entender que hay un imperativo moral que nos debe obligar a movilizarnos”.

Además, Muñoz hizo un llamado a aprovechar la oportunidad de que el mundo tenga los ojos puestos en Chile en materia de sustentabilidad y que el liderazgo del país en esta materia no se acaba tras la realización del evento en Cerrillos. “Tenemos este año y el próximo para que Chile se constituya en un ejemplo extraordinario de unión, donde todos nos comprometamos(…) Se acabó el tiempo de dejar este tema solo en los poderosos, solo en manos de las grandes potencias, solo en las manos de las grandes transnacionales”.

El Champion también propuso iniciativas que favorezcan a las empresas que contribuyan con proyecto amigables con el medio ambiente como préstamos con tasas de interés más bajas, y más altas a las iniciativas que más contaminen. “Hay que ser muy torpe para no estar viendo una oportunidad. Muy torpe o muy poco empático”, señaló.

Por su parte, el coordinador de la presidencia de COP25, Andrés Landerretche, dijo que en la actividad está “en juego la supervivencia de la humanidad”. Sobre los recientes cuestionamientos al evento, Landerretche planteó que existe desconocimiento de quienes son detractores de que Chile encabece la COP25, explicando que fue el Acuerdo de París el que sentó las bases de los tratados que adoptan hoy los países respecto a la lucha contra el cambio climático. “Algunas personas declaran en la prensa o prenden alarmas sobre que se van a tomar ciertos acuerdos ideológicos. Nada más lejano a la realidad. Aquí no van a haber mayores decisiones, sino que son negociaciones desde el punto de vista técnico”, señaló.

También reiteró la idea de que la COP25 no se acaba con el evento, por lo que “vamos a seguir nuestra labor de concientización hasta la próxima COP”, dijo.

La apertura del evento la realizó el rector de la Pontificia Universidad Católica, Ignacio Sánchez, quien dio su visión acerca de cómo esta casa de estudios está comprometida con un desarrollo más sustentable. Incluso, comentó el proyecto de ser carbono neutral al 2038.

Por su parte, el director de extensión del Centro de Cambio Global de la Universidad Católica, Eduardo Bustos, destacó que “es muy importante que las distintas empresas tomen el liderazgo y aceleren la incorporación de la adaptación al clima en su proceso de toma de decisiones”.

[VEA TAMBIÉN: COP25: La alerta empresarial a tres meses de la cumbre climática]

El rol de las compañías

Unilever, Coca-Cola Chile, McDonald’s y Aguas Andinas participaron de un foro-panel que se llevó luego de las exposiciones, donde detallaron qué medidas impulsan en sus procesos productivos para disminuir el impacto en el medio ambiente.

La gerenta de desarrollo sustentable de Aguas Andinas, Carmen Lacoma, dijo que hace cincos años formularon un proyecto estratégico “de siete perspectivas que la empresa debe abordar, con la finalidad de conseguir ser una empresa sustentable”, dijo.

El gerente general McDonald’s, Carlos González, comentó que el compromiso de esta firma “es disminuir la huella de carbono para el 2030 en 36%, de manera de llegar al 2050 con una huella neutral”.

Por su parte, la directora de asuntos corporativos, sustentabilidad y comunicaciones de Coca-Cola Chile, Paola Calorio, señaló el compromiso de que al 2030 se recolectará cada empaque o botella que la empresa pone en el mercado y que se disminuirá el plástico de los empaques. “Es una tarea muy titánica y para eso hemos trabajado en el diseño, reciclaje y alianzas público-privada”, comentó.

Mientras que el gerente de mantenimiento y sustentabilidad de Unilever, Rafael Gubelin, destacó que “nosotros tenemos un objetivo concreto que es al 2030 ser carbono positivo, que significa no solo ser carbono neutral en toda nuestra energía, sino que ser capaces de contribuir con los excedentes energéticos en los lugares que tengamos cercanías”.

Ya se viene el Premio Iniciativas Sustentables 2019

Durante el seminario se anunció que a partir de octubre comenzará la convocatoria para el Premio Iniciativas Sustentables 2019, un reconocimiento a proyectos, personas y políticas que destacan por su aporte a una sociedad más sostenible en el ámbito del medio ambiente, comunidades, desarrollo laboral e impacto a la sociedad.

Este año -en su séptima versión- las categorías para postular son siete y están inspiradas en algunos de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (17 ODS) de la ONU, uno de los acuerdos más grandes de la historia de la humanidad, donde cerca de 200 países (incluyendo Chile) se comprometieron a un desarrollo más sustentable al 2030.

En la versión del 2018 llegaron más de 150 proyectos durante el mes que estuvo abierta la convocatoria. Los ganadores fueron MarketGreen, Red de Alimentos, BASF Chile, Wilefko, Hobe, Comberplast y Clyc.me. Además, se entregó una mención especial a un proyecto de regiones: Eco Factory Design.