(La Tercera-Pulso) Luego de meses de conversaciones, la Comisión Nacional de Energía y Generadora Metropolitana -empresa ligada a AME y la francesa EDF y dueña de la central eléctrica El Campesino-, lograron finalmente un acuerdo que pone fin a las discrepancias entre las partes.

La pugna se inició a principios de año, cuando entró en vigencia un contrato de suministro de energía entre las empresas distribuidoras y El Campesino S.A. Esta empresa se había adjudicado una licitación en 2014, que incluía la construcción de una central a gas natural de 600 MW del mismo nombre. Sin embargo, esa iniciativa nunca se construyó por diversos motivos legales, por lo que la compañía comenzó a entregar la energía comprometida con otros activos, principalmente la central a gas Nueva Renca.

Esto no satisfizo a la autoridad, sobre todo al secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía (CNE), José Venegas, quien pedía que el contrato se suministrara con lo comprometido en la licitación, es decir, con el proyecto que no se construyó. El gobierno incluso llegó a deslizar la posibilidad de ir a arbitraje.

Pero todo eso quedó finalmente atrás. PULSO tuvo acceso al documento con la propuesta de la compañía que fue finalmente aceptada por la CNE. Esta considera que, entre el año 2022 y 2023, El Campesino instalará 600 MW de nuevos proyectos renovables y propios, a través de dos plantas solares de 300 MW cada uno y que implican una inversión de US$600 millones.

[VEA TAMBIÉN: CNE busca apurar fin de la pugna con El Campesino, pero no descarta arbitraje]

Además, el contrato será respaldado por Nueva Renca -central de la misma empresa- de 379 MW. Esto será hasta la fecha de entrada de los nuevos proyectos, es decir, a 2023. De todas formas, la turbina a gas permanecerá como respaldo adicional del contrato durante toda su vigencia.

Otra condición que puso la CNE en la nueva propuesta es que se incluirán multas en la eventualidad de no cumplir con la construcción de los proyectos prometidos en sus plazos. Esto, por el equivalente a US$80 millones.

En el documento del contrato, se señala que en la licitación de 2014 no se especificó dicha sanción. La nueva propuesta sería formalizada por El Campesino y las empresas distribuidoras -que son 23- a “la brevedad posible”, se especifica en la propuesta.

Los involucrados

Dando por finalizado el conflicto, el gerente general de Generadora Metropolitana actual titular del contrato-, Alfonso Ardizzoni, sostuvo que “el acuerdo nos permite avanzar en nuestro plan de inversiones a largo plazo, que se fundamenta en el proceso de transición energética en que está comprometido Chile”. En relación a la posibilidad de llevar a cabo el proyecto original, el ejecutivo dijo que nunca lo han descartado y que es parte integral de su portafolio. “Esperamos poder ejecutarlo cuando sea oportuno”, agregó.

En tanto, el ministro de Energía, Juan Carlos Jobet, enfatizó que el sector energético necesita estabilidad y certezas para que se hagan inversiones, por lo que es esencial respetar la institucionalidad y cumplir con los contratos.

“En este marco, es positivo que las partes logren acuerdos que permitan resolver los problemas”, acotó.