(El Mercurio) En una extensa sesión de la comisión de evaluación ambiental de la Región del Biobío, ayer se aprobó el proyecto Terminal GNL Penco, ligado a las empresas Biobío Genera, y la filial local de la francesa EDF, iniciativa que considera una inversión por sobre los US$165 millones.

El proceso de dio en medio de las protestas de los ciudadanos que se oponen al proyecto, que se instalará en la bahía de Talcahuano, en un obra que contempla la construcción y operación de un terminal marítimo offshore, el que estará habilitado para la recepción, almacenamiento y regasificación de Gas Natural Licuado (GNL).

[Siga leyendo esta noticia en El Mercurio]