Seis son las oportunidad que identificó un estudio hecho por Valgesta Energía para la participación de los sistemas de almacenamiento energético en el mercado eléctrico local, donde se plantea una propuesta regulatoria para la realidad chilena.

De acuerdo al documento el desarrollo de estas tecnologías puede ofrecer servicios como:

Arbitraje de energía

Según el estudio, el arbitraje consiste en aprovechar las diferencias del precio marginal a lo largo de un período de tiempo, precisando que se obtiene un beneficio «al cargar el sistema de almacenamiento en momentos en que el precio sea bajo (como en horas de mayor generación renovable, o en horas de menor demanda) y descargarlo en momentos en que el precio sea alto (horas peak)».

«Sin embargo, para que la explotación de esta oportunidad sea rentable, se deben transar grandes cantidades de energía, lo cual está limitado por las capacidades máximas de almacenamiento de las tecnologías», se añade.

Por ello, en principio esto no sería una opción viable para sistemas de baterías o volantes. Otra limitante es cómo funcione el mercado de energía. En aquellos mercados donde el despacho económico se condiga con el despacho físico, los SdA pueden ofrecer y comprar energía en los momentos en que les sea convenientes, según sus proyecciones, y así gestionar el riesgo del arbitraje. Pero en mercados centralizados, como el chileno, la operación de los SdA está sujeta a las instrucciones del operador del sistema, por lo que no pueden gestionar el riesgo y están más expuestos a tener pérdidas económicas en las transacciones por compra y venta de energía.

Capacidad
«La función de entregar capacidad en las horas punta es asumida por unidades convencionales con gran capacidad de rampa, las cuales pueden tener altos costos de operación», plantea el informe, por lo que los sistemas de almacenamiento «pueden asumir este rol y entregar capacidad para las horas punta, cargándose en horas de baja demanda y por ende a menores precios (se vincula con el arbitraje de energía). Sin embargo, podrían verse limitados por los tiempos de operación que el operador del sistema ordene a las unidades de punta».

[VEA TAMBIÉN: Flexibilidad: Rampas por energías renovables variables llegarían hasta 6.000 MW a 2030]

Co-localización con ERNC

Valgesta señala que la generación de fuentes renovables «muchas veces se debe «verter» para así respetar las limitaciones de las líneas de restricción y los mínimos técnicos de las centrales térmicas», razón por la cual sostiene que el uso de sistema de almacenamiento instalados junto con plantas de energías renovables, permitiría almacenar la sobre generación y entregarla en horas donde su fuente de generación no está disponible.

Además, señala que se puede distribuir su generación en el tiempo puede ayudar a mejorar el nivel de capacidad que se le reconoce a este tipo de plantas, lo que aumentaría su remuneración por este concepto.

Servicios Complementarios y Flexibilidad

El estudio afirma que la creciente penetración de fuentes de Energías Renovables Variables «trae consigo un riesgo a la seguridad del sistema, debido a la variabilidad de las inyecciones, y la disminución de la inercia sistémica, por lo que se requieren unidades que sean capaces de entregar servicios como regulación de frecuencia rápida, y que puedan operar con grandes rampas de toma de carga, para lo cual los sistemas de almacenamiento son una buena opción. Además, pueden entregar otros servicios como regulación de tensión, reserva en giro y partida en frío».

Refuerzo de transmisión

En el documento se indica que la instalación de fuentes renovables «se da a un ritmo más rápido que la instalación de nuevas líneas de transmisión, además de que la disposición geográfica de estas fuentes depende fuertemente de la disponibilidad de los recursos con los que se genera (viento, radiación solar, agua), por lo que suelen concentrarse en aquellos lugares donde la disponibilidad es mayor. Por estos motivos, ante un aumento de fuentes de energías renovables, es esperable un aumento en los problemas de congestión en los sistemas de transmisión».

«Los sistemas de almacenamiento pueden aliviar problemas de congestión si se localizan en puntos estratégicos, como por ejemplo cerca de grandes consumos, permitiendo postergar las inversiones necesarias para solucionar los problemas de congestión. Además, su instalación no presenta las dificultades vistas en la instalación de nuevas líneas, como la aceptación pública o los grandes requerimientos de servidumbres», se precisa.

Propuesta

El estudio asevera que para permitir el desarrollo de estas oportunidades, se requiere «de una revisión y modificación regulatoria en aquellos mercados no integrados verticalmente, junto con la generación de señales de precio efectivas. Esto no es una tarea fácil, y ha sido abordada por varios mercados eléctricos, que se describen a continuación».