(La Tercera-Pulso) Se propuso el cambio de una palabra en el proyecto de eficiencia energética que, de seguir aprobándose en los siguientes pasos legislativos, tendrá consecuencias insospechadas en las importaciones y en la venta de automóviles.

Ayer en la Comisión de Minería y Energía, el senador David Sandoval (UDI) propuso incorporar la obligación de que el Ministerio de Energía establezca normas o estándares de emisión o eficiencia energética, al plantear el reemplazo del verbo “podrá” por “deberá”.

“En el caso particular de los vehículos logramos que la autoridad esté obligada a establecer nuevas normas en materia de emisiones”, explicó el parlamentario.

Asimismo, comentó que los autos que se venden en Chile, a pesar de ser fabricados en países desarrollados, no contemplan las mismas certificaciones de sus países de origen.

[VEA TAMBIÉN: Cómo el proyecto de eficiencia energética promoverá la electromovilidad]

“Los autos europeos que circulan en Europa cumplen normas mucho más exigentes. En el fondo, esas automotoras mandan a Chile tecnología de segunda o tercera mano porque les sale más barata pero cobrando el mismo precio. Es necesario hacer exigencias a las empresas de estándares acordes a los países que van a la vanguardia en protección del medio ambiente”, dijo el senador Alejandro Guillier (independiente).

Estos argumentos, sumado a que Chile debiera dar ejemplo al ser anfitrión de la COP25, convencieron a sus pares de la Comisión de Energía y al Ejecutivo que respaldaron el cambio.

“En esta materia estamos muy atrasados. Estamos 10 años atrasados respecto a los estándares fijados en Europa y Japón, 3 años respecto a Estados Unidos; e incluso si nos comparamos con Brasil, México y China”, admitió el ministro de Energía, Juan Carlos Jobet.

Plazos

Los senadores concordaron en dar un tiempo para que los nuevos estándares de emisiones se apliquen a la industria. Entonces se definió otorgar un plazo de 12 meses para dictar la resolución con los nuevos parámetros, y 24 meses más contados desde la publicación de la resolución, considerando que 24 meses es lo que tardan los importadores en renovar stock.

“Entendemos que la nueva norma debe ser gradual, que no puede ser de la noche a la mañana, porque tiene un efecto en los consumidores y probablemente significará mayor costo en el precio de los vehículos”, acotó el senador Sandoval. No obstante, Guillier cree que “hay que generar incentivos para que la transición sea más rápida”.