El uso de sistemas de baterías de almacenamiento para desconectarse de la red eléctrico en el horario punta del suministro fue destacado en el III Foro del Litio 2019, en el módulo «Electromovilidad. La demanda por litio 2.0», donde se abordó el impacto que tiene este mineral para el sector energético, especialmente en soluciones vinculadas a la movilidad eléctrica.

Orlando Meneses, gerente comercial de BYD, fue uno de los participantes en este panel, donde dijo que los sistemas de baterías pueden funcionar para «cortar punta», que es desconectarse del suministro eléctrico y poner un propio sistema de energía durante las horas en que aumenta la tarifa.

En este sentido, el ejecutivo destacó la experiencia de la empresa en baterías para la infraestructura de los buses eléctricos que operan en Santiago. «El éxito que tuvimos en RED (ex Transantiago) fue porque diseñamos en conjunto con la compañía eléctrica los electroterminales, que cortan en punta, donde jamás un bus eléctrico va a cargar entre las 18 y 23 horas y jamás va a tener el total de la potencia simultánea», dijo el ejecutivo.

Meneses agregó que el uso de baterías para almacenar energía puede hacer más competitiva a la industria minera en el consumo de electricidad en el horario punta.

Futuro

Otro hecho que fue resaltado en la conferencia es la baja de costos que experimenta el almacenamiento, según indicó Darío Morales, director de Estudios de la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento (Acera A.G.).

«Desde la perspectiva de la energía renovable, la irrupción de la electromovilidad es una buena noticia porque precisamente está permitiendo la reducción significativa de costos de los sistemas de almacenamiento, no solo de litio, sino que de otros sistemas electroquímicos también», precisó.

[VEA TAMBIÉN: Cómo el ion litio se tomó las tecnologías de baterías para autos eléctricos]

A su juicio, las baterías de litio también tendrán «una irrupción interesante a nivel industrial y una participación relevante en el sistema eléctrico, generando ciertos desafíos».

«Lo positivo es que, a medida que esta reducción de precios de los sistemas de almacenamiento se vaya concretando de aquí a cinco años, eso va a permitir que se comiencen a utilizar más frecuentemente en el sistema eléctrico», indicó el especialista.

Morales planteó que el uso de almacenamiento a gran escala abrirá un potencial nuevo de negocios en el sector eléctrico, «y permitirá la penetración de mayor cantidad de energía renovable variable, que proveen energía a bajo costo, como la solar y eólica», además de que podrán evitar congestiones en la transmisión.

En su opinión la electromovilidad, en este escenario, genera un reto regulatorio y tecnológico relevante, especialmente en el segmento de la distribución, por lo que planteó la necesidad de habilitar nuevos modelos de carga para vehículos eléctricos.

Por su parte, Daniela Desormeaux, CEO de SignumBox, indicó que el actual foco en la fabricación de baterías de litio está en «tener una buena performance, entendida como una mayor autonomía, y que sean estables térmicamente», agregando que en estos dos aspectos se registran grandes avances.

«En la medida en que las baterías vayan aumentando su autonomía, también irán bajando sus costos por kilómetro, por lo que serán más competitivas, pero lo que aún queda por resolver es el tema de la seguridad de la baterías (en su estabilidad térmica)», afirmó.