Con el objetivo de impulsar y facilitar una discusión en el sector eléctrico acerca de un correcto tratamiento regulatorio del almacenamiento de energía, la consultora Valgesta Energía presentará este jueves una estudio que contiene una propuesta regulatoria en este tema, donde se contemplan aspectos como las oportunidades que tiene esta tecnología en el mercado eléctrico local, así como la experiencia internacional.

Andrés Romero, director de Valgesta Energía, señala a ELECTRICIDAD que el informe, preparado para la empresa Colbún, se presentará en el  seminario «Desafíos regulatorios de la transición energética:  flexibilidad y almacenamiento», que se realizará este jueves en el Hotel Plaza El Bosque Santiago.

Estudio

«Hemos trabajado con Colbún acerca de cuáles son las necesidades de cambios regulatorios para ir adaptando nuestro sistema eléctrico a las incorporación masiva de energías renovables variables, como la solar y la eólica, por lo que un correcto tratamiento regulatorio de la flexibilidad y del almacenamiento son aspectos esenciales para gestionar de manera adecuada esta realidad, de manera eficiente y segura», sostiene Romero.

Según el especialista, la idea es presentar este estudio en el seminario «para facilitar y empujar una discusión en el sector, para caminar a un sistema que vaya integrando estos conceptos, dados los cambios vertiginosos que se han tenido en los últimos años».

Andrés Romero, director de Valgesta Energía.

A su juicio, los sistemas de almacenamiento «son una tecnología muy versátil, por lo que el primer desafío es que no puede ser encasillado como un sistema de generación, ni como una demanda o un sistema de transmisión o un servicio auxiliar, puesto que permite prestar múltiples funciones. La idea fue proponer mecanismos de mercado y sin cambios al modelo de funcionamiento del sistema eléctrico, que permitieran una incorporación eficiente del almacenamiento en sus múltiples formas.

Romero menciona el caso de Estados Unidos en cuanto a regulación del almacenamiento a nivel internacional, donde estos sistemas «se han transformado en una tecnología al servicio de la transmisión, para que este sistema sea más seguro y eficiente, como en California, donde se ha incorporado el almacenamiento como una tecnología no convencional de la transmisión, para solucionar congestiones o desplazar el desarrollo de inversiones que pueden ser más complejas por problemas ambientales».

«Hay que facilitar que el almacenamiento pueda participar en todos los mercados posibles, porque esa es la manera que captura todo el valor que tiene. A su vez, esto genera , el desafío de evitar subsidios cruzados entre mercados, generando competencia desleal», agrega el ex secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía durante el gobierno anterior.