(Diario El Sur) A raíz de lo ocurrido en Argentina y en parte del Uruguay, que sufrieron un apagón eléctrico total a mediados de junio y que afectó a 44 millones de personas, en Chile surgió algo de preocupación, pero solo en algunos sectores, pues de acuerdo a expertos en el área, el país cuenta con robustez y es difícil que se produzca una caída general.

Actualmente, el sistema chileno tiene una demanda del orden de los 100.000 megawatts y tiene 20.000 de capacidad instalada, por lo que riesgos de cortes no existen, pero eventualmente se podría dar un impacto en el costo del suministro, porque en caso de una sequía habría que utilizar generación térmica, que se suma a que hoy está llegando gas desde Argentina y se están desarrollando proyectos en base a energías renovables.

[Siga leyendo esta noticia en el Diario El Sur]