(El Mercurio) El grupo Matte, a través de la empresa Colbún, entró oficialmente en carrera por los activos de la estadounidense Sempra en Chile y Perú, proceso que tras la recepción de unas diez ofertas no vinculantes hace casi un mes, desde hace unos días está en una segunda etapa, con un número reducido de interesados.

De esta forma, la generadora eléctrica nacional se suma a la italiana Enel y a una firma asiática en la puja por la distribuidora local Chilquinta y su par peruana Luz del Sur, operación que se estima podría implicar un desembolso en torno a los US$3.000 millones.

[Siga leyendo esta noticia en El Mercurio]