Un total de 33 centrales solares fotovoltaicas actualmente envían información al sistema centralizado que opera el Coordinador Eléctrico Nacional, el cual se dedica a programar las operaciones del sistema, en tiempo real, para la gestión de la energía variable proveniente de esta tecnología.

En este contexto, las tecnologías de control que tienen los parques fotovoltaicos cumplen un papel fundamental para la implementación de la operación.

Rainer Schröer, director del Programa de Energía de la Sociedad Alemana para la Cooperación Internacional (GIZ en Chile), señala la forma en que funciona este proceso: «El sistema centralizado de pronósticos de generación solar y eólica utiliza  modelos numéricos y estadísticos que considera los datos enviados por el Coordinador Eléctrico Nacional al proveedor, entre los cuales están las señales analógicas y en tiempo real del SICT-ZN (Sistema Integral de Control de Transferencias de la Zona Norte), el cual a su vez recibe señales como las meteorológicas y de disponibilidad de generación de los parques controlados por este sistema».

Para Gabriel Ortiz, Asset manager de First Solar, el sistema de control de los parques fotovoltaicos tienen una importancia vital en futuros automatismos que el organismo coordinador deba implementar: «El Coordinador Eléctrico Nacional tiene su propio Scada, con sus propios sistemas de control, donde tiene implementado algunos sistemas de control automático como por ejemplo, el AGC (control automático de generación), el cual recibe las señales actualmente de centrales convencionales, haciendo un cálculo con el software, mediante el cual les envía una señal que le indica en tiempo real el Set Point de la potencia en la operación del sistema. En el futuro las centrales fotovoltaicas se podrán incluir en este sistema».

El especialista sostiene que en este proceso es esencial contar con un sistema de control de avanzado. «Para que una central fotovoltaica pueda responder de forma rápida y precisa a las señales de algún sistema de control externo se necesitan sistema de alta confiabilidad y velocidad de procesamiento de datos, además un diseño redundante de comunicación vía fibra óptica y un protocolo de comunicación adecuado a tiempos de respuesta bajo 1 segundo».

Respecto a los pronósticos, Gabriel Ortiz resalta «las plantas fotovoltaicas registran toda la información que impacta en la producción instantánea (irradiancia, temperatura, disponibilidad de inversores, etc,) pero el gran reto es la precisión del sistema de predicción hacia adelante. Cada planta utiliza su propio sistema de pronósticos el cual habitualmente usa registros satelitales de nubosidad más algoritmos predictivos que calculan el nivel de irradiancia en zonas específicas de la superficie terrestre en el futuro».

 

Esquema del proceso de control de las plantas solares fotovoltaicas