Un total de 289.000 toneladas  de carbón en ventas y 187.000 toneladas de producción registra Mina Invierno, la empresa propiedad de Copec y de Ultramar, siendo estos sus resultados más recientes publicados antes del anuncio del cierre de la faena para noviembre próximo, debido a la prohibición de utilizar tronaduras, dictaminada por el Tercer Tribunal Ambiental de Valdivia.

La faena se ubica en la comuna la Isla Riesco, en la Región de Magallanes, desde donde extrae carbón sub bituminoso, por lo que las proyecciones de la compañía eran de aumentar la producción de 2,3 millones de toneladas a 4 millones de toneladas a través de las tronaduras.

De acuerdo a lo informado en los estados financieros de Empresas Copec, a marzo de este año Mina Invierno alcanzó “una producción de 170 mil toneladas y ventas de 289 mil toneladas”.

“Entre los principales destinos de las ventas de Mina Invierno destacan la industria de generación eléctrica en Chile”, se indica en el documento, añadiendo que a esa fecha, “no hay pasivos contingentes correspondientes a la participación del grupo en negocios conjuntos”.

A través de la afiliada Camino Nevado Limitada Copec tiene una participación de 50% en Inversiones Laguna Blanca, que es la empresa nacida en 2007 en conjunto con Inversiones Ultraterra, para desarrollar la exploración y producción de carbón en Isla Riesco.

[VEA TAMBIÉN: Mina Invierno: directorio oficializa cierre en noviembre]

Impacto

Según María Isabel González, gerente general de Energética, el anuncio del cierre de las operaciones de Mina Invierno en noviembre próximo tendrá un impacto social negativo para el empleo en la región, más que en el sector energético.

“Lo preocupante es que es un precedente terrible porque este es un país minero y si se impide por vías judiciales no desarrollar una actividad minera, es algo grave para los ingresos del país, pero desde la perspectiva energética el carbón es un combustible bastante abundante, por lo que no es un problema no producirlo acá”, plantea a ELECTRICIDAD la especialista.

“Tampoco son muchas las centrales que usan el carbón sub bituminoso, pues prefieren el carbón bituminoso de origen importado, principalmente de Colombia”, agrega González.