La línea de transmisión Cardones-Polpaico ya está transportando en el sistema eléctrico nacional cerca de 1.400 MW de potencia proveniente en su mayoría de centrales de energia renovable variable instaladas en la zona norte del país, lo que fue destacado por el Presidente de la República, Sebastián Piñera, desde la subestación Nueva Cardones, ubicada en Copiapó.

El jefe de Estado encabezó la inauguración oficial de este proyecto realizado por ISA Interchile que culmina la interconexión eléctrica nacional en 500 kV, uniendo las regiones de Atacama con la Región Metropolitana con un corredor de 753 kilómetros de extensión y que tiene una capacidad de transmisión de 1.700 MVA por circuito, ademas de registrar una inversión de US$1.000 millones.

«Esta línea tiene muchos avances tecnológicos al estar encapsulada (con subestaciones GIS), lo cual permite una mayor seguridad y menores pérdidas de energía, además de aportar y retirar energía de la línea en todo su trayecto», explicó Piñera.

El Mandatario dijo que este proyecto es la obra de transmisión mas importante construida en los ultimos 30 años, precisando que «nos permite una matriz eléctrica más económica porque vamos a poder utilizar la energía que podamos generar en la forma más económica y sustentable, porque nos permitirá incorporar energía limpia sin carbón».

En la ceremonia tambien participó el presidente del Grupo ISA, Bernardo Vargas, quien indicó que la línea tiene una importancia estratégica, al ser la puerta de entrada de la energía proveniente de la zona norte, donde está aumentando la participación de energía solar fotovoltaica y eólica.

«Esta iniciativa permitirá que los riesgos sean más previsibles y, por tanto, que las empresas que compiten por obras como esta, lo hagan a precios más bajos, beneficiando así a los consumidores chilenos», afirmó el ejecutivo.

Piñera agregó que el próximo paso en materia de transmisión es avanzar en la interconexión electrica con Argentina y Perú.

 

Jobet

El ministro de Energía, Juan Carlos Jobet, destacó la conexión del proyecto, señalando que es una contribución al proceso de descarbonización, además de que aumenta la seguridad del sistema eléctrico.

Respecto al cobro de las boletas de garantía que ejecutó el Ministerio de Energía por el retraso de las obras, Jobet planteó que esto se establece en las bases de licitación de este tipo de proyectos, «y eso se está viendo con la compañía y se va a resolver prontamente».

La autoridad confirmó que la disminución de precios de la energía que conlleva este proyecto se materializará «en la medida en que las energías de la zona norte empiecen a entrar en los contratos de la distribuidoras, y eso va a empezar a reflejarse en precios».