El 6 de diciembre próximo está contemplado el acto público de adjudicación de 3.400 GWh que los generadores deben ofrecer a las empresas distribuidoras, en el marco de las licitaciones de suministro eléctrico para clientes regulados, donde en esta oportunidad se incorpora algunas novedades respecto a los últimos procesos licitatorios.

 José Venegas, secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía (CNE) explica las bases de licitación para este proceso considera dos etapas para la adjudicación de un total de 4.650 GWh, cuyo iniciio de suministro está proyectado a partir del 1 de enero de 2025:

 1. Una licitación de largo plazo por 3.400 GWh, la cual se realizará a fin de año.

 2. Una licitación de corto plazo por el remanente estimado de 1.250 GWh, que se realizaría entre 2020 y 2022.

Para este proceso también se considera una reducción de la duración del contrato de suministro, de 20 a 16 años, además de que se prescinde del bloque trimestral incluido en la licitación de 2017, a la vez que hay una disminución del componente variable, de 10% a 5%.

[VEA TAMBIÉN: CNE ajusta bases de licitaciones para evitar otro caso El Campesino]

Riesgos

De acuerdo a la CNE, en las bases de licitación para este proceso se establece una modificación al índice de generación/contratación, incluyendo la evaluación a nivel del bloque horario .

También se regulan las posteriores modificaciones de proyectos de generación comprometidos en el contrato. José Venegas explica que se establece «que no se podrán reemplazar proyectos por centrales existentes al momento de la oferta, o sea si uno promete un proyecto debe construirlo y no después especular con la energía existente, porque eso puede tender a una contracción de la oferta indeseable en algún momento».

«Si estamos en una licitación y se adjudica un proyecto, estos tienen que construirse, o sustituirse por la construcción de otros proyectos similares en tamaño y suministro. También se exige un informe favorable de un consultor, autorizando que la sustitución no representa un detrimento del contrato y que sean proyectos equivalentes», agrega la autoridad.

Además, se exige el pago por una vez de un vale vista para «efectuar cambio de proyectos, con costo fijo en bases de 50 UF por GWh», donde el monto recaudado «será destinado a clientes regulados».

 Venegas concluye que la idea de estas incorporaciones a las bases de licitación es tomar precauciones en los procesos licitatorios, para tener más certezas. «Hoy avanzamos en descarbonización y sabemos que todo lo que se retire de generación a carbón, y el crecimiento, será cubierto por energías renovables.  Por lo mismo, es importante dar cada vez más certeza a esa sustitución y a su capacidad de dar el suministro».

Dentro del proceso se contempla que el plazo para presentar consultas por parte de los interesados es hasta el 2 de agosto, mientras que la presentación de las propuestas está prevista para el 13 de noviembre.