Un total de 1.150 MW de generación solar en gran escala se perderán en el sistema eléctrico local a causa del eclipse solar que tendrá lugar el próximo 2 de julio, según las proyecciones del Coordinador Eléctrico Nacional, a los que se sumarán otros 214 MW en generación distribuida que se dejarán de inyectar a la red desde los techos de casas, industrias y pequeños medios de generación.

De acuerdo a lo informado por el organismo en su sitio web, el evento astronómico “será visible a lo largo de gran parte del territorio nacional, desde la ciudad de Arica en el extremo norte del país, se observará el eclipse con un 65% de oscuridad, mientras que, en el extremo sur en la ciudad de Punta Arenas, se observará con un 46% de oscuridad, también será visto en el territorio de Isla de Pascua”.

La zona que sufrirá un 100% de oscuridad, comprende la parte sur de la Región de Atacama y el norte de la Región de Coquimbo, “en dirección sur-oriente, con un ancho de 147 kilómetros y, más precisamente, entre la localidad de Domeyko por el norte, en la Región de Atacama y la localidad de Guanaqueros por el sur, en la Región de Coquimbo”.

Planificación

Bajo este escenario, el Coordinador Eléctrico informó que comenzó  planificar hace dos meses la operación del sistema para el 2 de julio, a fin de “mitigar los efectos de la pérdida de generación solar y mantener la operación segura del Sistema Eléctrico Nacional, elaborando los pronósticos de reducción de generación en estrecha coordinación con las empresas propietarias de los parques solares”.

“El Coordinador ha estudiado los efectos de los eclipses y las medidas de mitigación adoptadas a partir de la experiencia obtenida de los eclipses totales de sol que afectaron a Europa el año 2015 y a los estados de la costa oeste de EE. UU. en 2017”, se precisó.

Otra medida mencionada por el organismo es la preparación “para una rápida rampa o tasa de reducción de esa generación, lo que conlleva el desafío de contar con reservas suficientes de potencia en centrales convencionales que puedan aumentar en conjunto su generación con la misma rampa y lograr abastecer toda la demanda eléctrica del país, manteniendo la frecuencia nominal de operación del sistema”.

Finalmente se informó que, por la hora de ocurrencia de este evento, el sol se encontrará cerca del ocaso cuando el eclipse finalice y la capacidad de potencia disponible para generar de los parques solares se habrá reducido considerablemente, por lo que “no se presentará el problema inverso acontecido en los eclipses que afectaron a Europa y Norteamérica que corresponde al incremento significativo de la generación solar post eclipse”.